Pobreza
Un hombre pide limosna en una calle. Yannis Behrakis  / Reuters

El 23,6 por ciento de los valencianos vivió en 2013 en hogares con una renta inferior al umbral de pobreza, cifrado en 8.114 euros para un hogar de una sola persona.

Esta cifra sitúa a la Comunitat como la sexta autonomía con mayor tasa de riesgo de pobreza, tres puntos por encima de la media estatal y 6,5 respecto a la Unión Europea.

Así lo recoge la primera edición del estudio anual de coyuntura 'Análisis y perspectivas Comunitat Valenciana 2014. Crisis y derechos sociales', publicado por el Observatorio de Investigación sobre Pobreza y Exclusión en la Comunitat Valenciana, en el que colaboran la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, las Cáritas diocesanas de la Comunitat Valenciana y la Fundación Foessa. Incluye los datos económicos de 2013 y de la primera mitad de 2014.

Según sus autores, los profesores de Economía y Empresa de la CEU-UCH Enrique Lluch y Eduardo Esteve, "no sólo ha aumentado el número de personas en riesgo de pobreza, sino que las que son pobres lo son aún en mayor grado".

También alertan sobre las cifras de pobreza infantil que han pasado de estar por debajo de la pobreza promedio antes de la crisis a superarla, en concreto del 17 al 25%. "La pobreza infantil muestra la cara más descarnada del empobrecimiento de la población", han señalado estos investigadores.

A su vez, la renta per cápita de los valencianos ha disminuido un 11% en términos nominales desde su valor más elevado en 2008. En términos de PIB per cápita, el descenso alcanza el 21 por ciento, al pasar de 22.325 euros en 2007 a 18.344 euros en 2013.

El estudio refleja el mayor efecto de la crisis entre la población con menor nivel de renta. Un 25% de la población valenciana con menores ingresos pasa de disponer el 11% de la renta total en 2007 al 9,7% en 2013, de modo que su participación en la renta ha caído un 11,8%.

En el caso del 25% de la población con mayor renta, en 2007 tenía el 43,14% de la renta total y ha pasado al 45,32%, un 5% más.

Distribución de la renta más desigualitaria

Sus autores apuntan que "a la caída de la renta media, se suma el hecho de que la distribución de la renta se hace más desigualitaria y la renta de los grupos con menos recursos disminuye en un porcentaje superior a la media, mientras que la de los más acomodados aumenta".

Respecto a las situaciones de privación, recoge que el número de personas con "serias dificultades para llegar a fin de mes" se dobla, al pasar del 10 al 20 por ciento en 2013.

Por otro lado, señala que la bajada del paro no se debe a la creación de empleo, sino al "efecto desánimo", ya que "la gravedad de la crisis y su larga duración hace que haya personas que desistan de encontrar un empleo, pasando de desempleados a inactivos".

"Efecto desánimo" o retorno de inmigrantes

Según el estudio, Alicante es la única provincia de la Comunitat con creación de empleo neto, con 28.500 puestos creados en 2013 y primera mitad de 2014 frente a la reducción en 15.400 parados, mientras que las mejoras en Valencia y Castellón se deben al descenso de desempleados por ese "efecto desánimo" o por el retorno de emigrantes sin trabajo a sus países de origen.

La situación más crítica corresponde a los menores de 25 años, cuya cifra de paro estaba por debajo del 20% antes de la crisis y en el segundo trimestre de 2014 ronda el 60 por ciento, mientras que su tasa de actividad ha caído a un 41,23 por ciento.

Los responsables del informe han subrayado que "casi un 60% de los menores de 25 años ni tienen ni buscan ocupación remunerada y más de la mitad de los que sí lo hacen, no encuentran trabajo en la Comunitat", lo que constituye "un escenario peor que el de la media de España".

El 64,9% de los hogares no están plenamente integrados

El estudio también incluye un avance de los resultados de la próxima Encuesta sobre Integración y Necesidades Sociales 2013, que elabora la Fundación Foessa a cuyo consejo científico pertenece el profesor de la CEU-UCH Enrique Lluch, que recoge que un 64,9% de hogares de la Comunitat no están plenamente integrados, frente al 63,1 por ciento en España.

Además, el 14,5% de los hogares en valencianos se sitúan en la exclusión moderada, 1,4 puntos por encima del total estatal, y el 11,5 por ciento en exclusión severa, 2,7 puntos porcentuales más.

Según las mismas fuentes, cerca de 495.000 hogares valencianos se ven afectados por procesos de exclusión social, el 26 por ciento del total, con más de 218.000 hogares --el 44,1% del total de la exclusión-- en situación de exclusión severa. En España, 3,8 millones de hogares están afectados por procesos de exclusión social, 1,2 millones más que en 2007, con un aumento del 48 por ciento.

Consulta aquí más noticias de Valencia.