El presidente del Instituto Municipal de Cultura y Turismo (IMCyT) de Burgos, Fernando Gómez, ha anunciado este lunes la puesta en marcha del Consejo Especial para la Custodia, Defensa y Promoción del centro histórico de Burgos, que analizará y evaluará las actuaciones en esta zona de la ciudad.

Se trata de un mecanismo necesario para el control de la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la Catedral de Santa María, después de que la Unesco concediese a la ciudad una zona de amortiguamiento en el entorno catedralicio de 78 hectáreas, según ha explicado Gómez, en declaraciones recogidas por Europa Press, tras la primera reunión del órgano en el Palacio de Castilfalé.

El consejo, presidido por el alcalde Javier Lacalle, está integrado por representantes del Ayuntamiento de Burgos, el Colegio Oficial de Arquitectos de la ciudad, la Junta de Castilla y León, la Universidad de Burgos, la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico y el Cabildo Catedralicio, aunque no se descartan nuevas incorporaciones.

Los objetivos principales de este instrumento, con carácter consultivo y no vinculante, son la definición de las líneas estratégicas a seguir en el centro histórico, la protección de sus valores culturales y la promoción y divulgación de valores culturales e históricos, así como la conservación y la recuperación zonas.

Para su correcto funcionamiento, se diseñará un reglamento interno que se pondrá en marcha tras su aprobación en sesión plenaria municipal y que marcará las líneas de trabajo a seguir.

Entre otras actuaciones, el Consejo Especial para la Custodia, Defensa y Promoción del centro histórico analizará la regeneración de zonas como la Plaza Mayor, Las Llanas y la Plaza de la Flora.

La creación de este consejo se complementará con la puesta en marcha de una unidad municipal que, sin añadir más trámites, supervisará las obras que se desarrollen en los edificios situados en la zona de amortiguamiento.

Consulta aquí más noticias de Burgos.