Aviones que atacan a Estado Islámico
Fotografía facilitada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos que muestra dos cazas estadounidenses sobrevolando el norte de Irak tras atacar en Siria. Matthew Bruch / EFE

Aviones de la coalición internacional liderada por EE UU bombardearon este  posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en las provincias sirias de Al Raqa y Alepo, en el norte del país, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La fuerza internacional tuvo como blanco zonas de los alrededores de la ciudad de Al Raqa, capital de la provincia homónima y bastión principal de la organización radical. También bombardeó uno de los cuarteles del EI, ubicado en la escuela Ain Arus, próxima a la localidad de Tel Abiad, así como otro edificio en las cercanías.

Bombardearon un molino y una base de los extremistas La ONG subrayó que por el momento no hay informaciones de que se hayan producido víctimas. Mientras, en Alepo, los aviones lanzaron tres ataques aéreos contra el área de Sauamea, en las afueras de la población de Menbech, bajo control del EI.

Allí bombardearon un molino y una base de los extremistas en la carretera que une Menbech con la ciudad de Yarabulus.

Según el Observatorio, hay muertos o heridos entre los empleados del molino y los yihadistas, pero no precisó su número.

El EI proclamó un califato en Irak y Siria a finales de junio, donde ha conquistado amplias partes del territorio. Hace un semana, EE UU y sus aliados árabes iniciaron la ofensiva aérea contra EI en Siria.

Turquía quiere permiso para realizar operaciones

El Gobierno turco solicitará este lunes al Parlamento que renueve el permiso para realizar operaciones militares en Siria e Irak, una petición que será debatida el jueves y que llega cuando crece el debate sobre la participación de Ankara en los ataques contra los yihadistas en esos dos países. El mandato para enviar tropas a Irak fue aprobado por primera vez en 2007 para poder atacar las bases de la guerrilla kurda en ese país y desde entonces ha sido renovado cada año.

En 2012, se solicitó un mandato parecido para poder intervenir en Siria, después de que varios proyectiles disparados desde ese país cayeran en suelo turco.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, anunció ayer que el Gobierno pedirá hoy la renovación de ambos permisos parlamentarios, que caducan este mes, y explicó que se añadirán nuevos elementos debido a la evolución de la situación de seguridad en los dos países por el avance del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, indicó la semana pasada que su país contribuiría a la alianza contra el EI que dirige Estados Unidos y no descartó que esa participación tenga también carácter militar, y no sólo político y logístico.

Erdogan indicó que el papel turco será clarificado una vez que el Parlamento apruebe los mandatos, lo que se espera que ocurra el jueves. "Hay que plantar batalla a todas las organizaciones terroristas en la región y contra este tipo de ideas que tienen por objetivo a Irak y Siria", declaró ayer Erdogan.

El jefe del Estado ha puesto tres condiciones para participar en la lucha contra los yihadistas. Primero, establecer una zona de exclusión aérea; segundo, crear bolsas de territorio seguro para los refugiados dentro de Siria; y, tercero, equipar y entrenar a los grupos locales que combaten a los yihadistas.

El contenido de la solicitud al Parlamento aún no se conoce, aunque el diario Vatan ha publicado ya que no incluirá permiso para que tropas extranjeras pasen por territorio turco ni el uso de la base aérea de Incirlik para bombardear posiciones del EI en Siria e Irak.

Turquía, que albergaba ya a 1,5 millones de refugiados sirios, registró la semana pasada la llegada de otros 140.000 kurdos de ese país que huían del avance de los yihadistas.

Los combates entre los islamistas radicales y la milicias turcas se han intensificado hasta el punto de que varios proyectiles han caído en los últimos días en pueblos del lado turco de la frontera, llegando a causar heridos.