Artur Mas y Ana Pastor
Artur Mas y Ana Pastor, durante la entrevista este 28 de septiembre en 'El Objetivo'. LA SEXTA

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha contradicho este domingo al líder de ERC, Oriol Junqueras, al asegurar que "no estamos en un proceso de desobediencia civil, estamos en el carril de la legalidad y de la democracia".

"La gente se cree que vamos a declarar la independencia el 10 de noviembre y no es así", ha asegurado Mas en una entrevista en el programa El Objetivo. "No es una consulta para declarar la independencia, es saber qué opinan los catalanes", ha añadido. El presidente de la Generalitat ha insistido en la mayor parte de la entrevista en que se trata de una consulta "que no tiene una vinculación legal directa".

Por otro lado, ha negado que esté "calentando a la gente" con la convocatoria de la consulta del 9 de noviembre. "Yo no estoy calentando a la gente, intento canalizar lo mejor posible un movimiento popular, pacífico, democrático, que se exprese en las urnas", ha explicado.

No es una consulta para declarar la independencia, es saber qué opinan los catalanes

"Yo creo que el 9 de noviembre es lo mejor para todos porque nos permite a todos conocer la opinión de los catalanes. Si no les gusta que preguntemos a los catalanes, ¿por qué no preguntan ellos?", ha preguntado dirigiéndose al Gobierno. "Que pongan una urna en la consulta catalana", agregó posteriormente.

Ante la pregunta de un hipotético pacto con ERC para concurrir en una lista única a unas elecciones, Artur Mas ha asegurado: "No descarto ningún escenario que sea posible para poder hacer la consulta". A continuación, respecto a un posible adelanto electoral en Cataluña, ha dicho que no lo puede descartar pero que ahora "no lo contemplo". "No hay ningún plan B, el plan es votar", ha añadido.

En este sentido, Mas también ha reconocido y se ha hecho responsable de los recortes llevados a cabo en su comunidad —"estoy asumiendo todas las responsabilidades, las de los recortes incluidos", ha manifestado—, aunque ha defendido que en una Cataluña independiente no habría habido tantos recortes.

A la espera del Constitucional

Por otro lado, Mas ha confiado en que el Tribunal Constitucional escuche las alegaciones que le plantee el Govern si la Justicia suspende la convocatoria de la consulta de autodeterminación del 9-N, por lo que intentará "convencer" al Alto Tribunal. "Vamos a hacer lo posible para que el Constitucional levante esa suspensión el 9-N", ha asegurado.

Y dirigiéndose al Constitucional, ha preguntado: "¿Van a escuchar al abogado del Estado? Pues a nosotros también, si es un árbitro de verdad", y ha aprovechado para lamentar la sentencia que el Alto Tribunal hizo sobre el Estatut.

A la hora de decidir si seguir o no con la consulta, el presidente catalán ha indicado que decidirán "en función de lo que también diga el TC, no es lo mismo que lo suspenda o que lo anule". Para Mas, "el proceso no acaba con una resolución del TC", y ha aseegurado que quiere leer lo que decida el TC antes de decir cómo reaccionará él —lo que ha contrastado con la actitud del Gobierno central por avanzar lo que posiblemente dirá la Justicia tras un recurso contra la consulta—.

Se trata de la segunda entrevista televisada a Mas este fin de semana después de que este sábado firmara el decreto de la convocatoria de la consulta del 9 de noviembre. En TV3, el presidente catalán se reafirmó el sábado al decir que mantendrá la consulta aunque el Tribunal Constitucional la suspenda cautelarmente.

Sobre el 'caso Pujol'

En el plano de la corrupción, Artur Mas ha explicado que desde que estalló el 'caso Pujol' habló con él en varias ocasiones en privado. "Tenemos una relación de muchos años, y he tenido que tomar decisiones con él muy duras", indicó al referirse a la retirada de la presidencia de honor de CDC y el despacho en la sede.

Después de ver un extracto sobre la comparecencia de Pujol en el Parlament esta semana, que el propio Mas aseguró que no había podido seguir, Nunca he tenido vínculos con ninguno de los negocios de los hijos de Pujol el presidente de la Generalitat aseguró creer lo que Pujol ha dicho, aunque no pondría la mano en el fuego por él: "Yo no pongo la mano en el fuego por nadie, tampoco por Pujol", zanjó. En este sentido, Mas ha referido que "yo creo que Jordi Pujol no es un corrupto porque, como yo lo veo, corrupto es aquel que se aprovecha directamente de su cargo para lucrarse y enriquecerse personalmente".

Respecto a sus cuentas y negocios, el presidente catalán se mostró claro y tajante: "Yo todas mis cuentas, y ahí pongo la mano en el fuego, han estado siempre en entidades radicadas en Cataluña". Además, ha asegurado que nunca ha tenido vínculos "con ninguno de los negocios de los hijos de Pujol, nunca".

Sobre las acusaciones de financiación ilegal de su partido, CDC, a raíz del caso Palau, las ha rechazado una vez más, pero ha reiterado también: "No puedo controlar hasta el último milímetro si ha pasado algo o no ha pasado nada". "Si ha habido alguna aportación irregular o no correcta estéticamente, hay que devolver hasta el último céntimo, y lo hemos hecho ya", ha recordado

Consulta aquí más noticias de Barcelona.