El nuevo ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha anunciado en su discurso de toma de posesión en el Palacio de Parcent que "mejorará" la ley de tasas judiciales y que retomará e impulsará las reformas pendientes del Ministerio "desde el diálogo y el consenso".

Catalá ha jurado a primera hora de la mañana su cargo en el Palacio de la Zarzuela en presencia del rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Ha sido en una breve ceremonia en la que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha ejercido como notario mayor del Reino. Después, ha recibido la cartera del departamento de manos del anterior ministro, Alberto Ruiz Gallardón.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este lunes su nombramiento, firmado el domingo por el monarca y el presidente.

Se trata del primer miembro de un Gobierno que jura su cargo ante don Felipe y también del primero que ha podido elegir si deseaba —como así ha sido— que, además de la Constitución, estuvieran presentes sobre la mesa ceremonial un ejemplar de la Biblia y un crucifijo, elementos tradicionales que en el actual reinado han pasado a ser optativos en atención a la libertad religiosa.

Tras este acto, Catalá ha participado en el Consejo de Ministros extraordinario que ha aprobado los recursos de inconstitucionalidad contra la ley catalana de consultas y contra el decreto de convocatoria de un referéndum independentista para el 9 de noviembre

El Ministerio de Justicia ha sido el encargado de preparar los recursos con los que el Gobierno pretende impedir la convocatoria y celebración de una consulta independentista en Cataluña. Su titular hasta el martes era Alberto Ruiz-Gallardón, quien ese día presentó su dimisión por desavenencias sobre la reforma del aborto, pero aseguraba al despedirse que dejaba preparados los recursos y que el trabajo estaba hecho.

Antes de ser nombrado ministro de Justicia por el presidente del Gobierno en sustitución de Alberto Ruiz Gallardón, Rafael Catalá ocupaba desde diciembre de 2011 la Secretaría de Estado de Planificación e Infraestructuras del Ministerio de Fomento, siendo el 'número dos' de Ana Pastor en el Departamento. Asimismo, ostentaba la presidencia de la empresa pública ENAIRE, antigua AENA entidad pública empresarial.

Retos legislativos

Catalá tiene por delante relevantes retos como ministro de Justicia. Entre ellos, el proyecto de Ley Orgánica del Poder Judicial, que nombra tres jueces de instrucción para macrocasos, les prohíbe valorar en medios de comunicación causas abiertas en los tribunales y revoluciona el mapa judicial, aunque se articulará en la futura Ley de Planta y Demarcación.

El borrador del Código Penal quedará pendiente para otra legislatura En el Parlamento, se encuentran proyectos de relevancia como el Código Mercantil, la Ley de Navegación Marítima, la Ley de Jurisdicción voluntaria, el Estatuto de la Víctima, la Ley de asistencia jurídica gratuita o el Código Penal, paralizado desde hace un año en el Congreso de los Diputados.

El borrador del Código Procesal Penal, que otorga la instrucción a los fiscales, está guardado en un cajón y quedará pendiente, si acaso, para otra legislatura. Se trata de una medida que muchos ministros de Justicia han prometido al llegar al cargo pero a la que al final no han dado recorrido.

'Número dos' de Ana Pastor

Catalá Polo, nacido el 21 de junio de 1961, es Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Con una dilatada trayectoria profesional vinculada a la Administración Pública, ha ocupado cargos de responsabilidad en los Ministerios de Sanidad, Educación, Administraciones Públicas, Justicia y Hacienda.

Hasta su nombramiento como 'número dos' de Ana Pastor en 2011, Catalá también desempeñó el puesto de secretario del consejo de la empresa del sector del juego Codere y en todos los cargos derivados de este, como son los de secretario de los comités de Auditoría, Cumplimiento y Gobierno Corporativo.

El 26 de julio de 2002 fue nombrado secretario de Estado de Justicia, en sustitución de José María Michavila, designado ministro del departamento en el segundo mandato de José María Aznar.