Las mujeres rusas de  la red desmantelada en Almería "vivían como esclavas"

  • Eran captadas en su país a través de agencias de viajes.
  • Al llegar, se les obligaba a prostituirse.
  • Debían depositar todas sus ganancias en la "caja del club".
  • La operación se ha saldado con 60 detenciones.
La Policía Nacional manifestó  que las mujeres de nacionalidad rusa interceptadas en una red de prostitución desmantelada en el Poniente almeriense dentro de la operación 'Zarpa', saldada con
60 detenidos en esta primera fase,  "vivían como auténticas esclavas".

Según informó la Jefatura, las mujeres, captadas en Rusia a través de agencias de viajes, eran trasladadas por diferentes vías y, en ocasiones, con documentación previamente manipulada o totalmente ficticia, hasta diversos clubes de alterne de la provincia de Almería, donde eran obligadas a ejercer la prostitución y depositar la totalidad de las ganancias en "la caja del club".

Asimismo precisó que el control sobre las prostitutas era "tan férreo" que debían solicitar autorización "para cualquier salida, por la que se fijaba una cantidad" y añadió que "realizaban su trabajo sin ningún tipo de contrato laboral, sin estar dadas de alta en la Seguridad Social, sin horario y sin respetar las condiciones laborales mínimas", incurriendo en las prácticas perseguidas por la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional y definidas en el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente de mujeres y niños.

Tras realizar numerosos controles de extranjería en la zona, la Policía identificó a 151 mujeres de nacionalidad rusa, de las que 17 fueron detenidas en los clubes 'Barrica' y 'Glass', de Roquetas de Mar, otras 17 en el 'Glamour' y 13 en el 'Zambra', de El Ejido, todas ellas por estancia irregular en España.

La Policía también intervino el club 'Montecarlo' de El Ejido y registró nueve domicilios.

Las declaraciones prestadas por alguna de las víctimas contribuyeron a esclarecer las actividades de la red. Una de ellas había sido forzada a prostituirse en el club 'La Barrica' y la otra en el club 'Glamour'.

Ambas habían sido captadas en Rusia e introducidas como turistas en España, en lo que supone "un auténtico tráfico ilegal de personas para su explotación sexual".

Se calcula que la red, que también blanqueaba dinero, ha movido una suma en torno a los 650.000 euros y ha introducido unas 2.000 mujeres en el Poniente almeriense en los tres últimos años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento