Lindsay Lohan
La actriz pasó de niña prodigio a chica sexy. 20MINUTOS.ES
La actriz estadounidense Lindsay Lohan reconoce en el último número de la revista Allure que estuvo internada en un centro de desintoxicación, aunque en ningún momento acepta que sea una adicta.

Esta joven estrella de 20 años, que se dio a conocer como niña prodigio en películas como The Parent Trap, en los últimos años es más popular por su extrema delgadez y su afición a la vida nocturna.

Lohan ya había reconocido en enero su paso por el centro de desintoxicación  Wonderland para "cuidar" su salud después de que saliera a la luz su asistencia a reuniones de Alcohólicos Anónimos.

Siempre pensé que antes me moriría que ir a desintoxicación"

Sin embargo la actriz, conocida también por su trabajo en los filmes Freaky Friday y Mean Girls, añade en el mensual que su paso por el centro no la hace "necesariamente una adicta".

"Siempre pensé que antes me moriría que ir a desintoxicación", explicó a la revista.

Sus declaraciones coinciden con la promoción de su nuevo estreno, Georgia Rule, película en la que trabaja junto a Jane Fonda.

Durante la filmación de esta cinta, Lohan recibió de la producción una dura reprimenda pública por retrasar el rodaje con sus supuestas enfermedades y ataques de cansancio mientras la prensa del corazón la fotografiaba noche sí y noche también de fiesta con sus amistades.

La actriz también ha recibido a lo largo de su carrera numerosas alabanzas como profesional, en especial del fallecido director Robert Altman y de la actriz Meryl Streep, con los que trabajó en uno de sus últimos estrenos, A Prairie Home Companion.