Registros en la casa del pederasta
El coche policial camuflado con cristales tintados que traslada al presunto pederasta de Ciudad Lineal entra en el garaje de la casa del barrio de Hortaleza de Madrid. La policía registra junto al presunto pederasta la casa donde pudieron cometerse los abusos sexuales. EFE/CHEMA MOYA

La gestión de la información alrededor del pederasta de Ciudad Lineal está provocando cierto malestar entre los jueces de Plaza de Castilla debido a que podría derivar en una posible vulneración de sus derechos fundamentales.

Fuentes jurídicas han señalado que algunos jueces están mostrando su disconformidad ante cómo las administraciones están gestionando los datos sobre esta investigación, cuyas diligencias están en el Juzgado de Instrucción número 10 de Madrid. La jueza María Antonia de Torres ya ha decretado secreto del sumario, por lo que no informará de si ingresa o no en prisión.

Se prevé que el presunto pederasta de Ciudad Lineal llegue por la tarde a los Juzgados para declarar ante la juez María Antonia de Torres Díez-Madroñero, que está en funciones de guardia, por cinco agresiones sexuales consumadas a menores de entre 5 y 11 años y por tres intentos cometidos en la Comunidad de Madrid.

La jueza no informará si ingresa o no en prisiónEs previsible que ingrese en la prisión de Soto del Real, dado que solo este centro penitenciario tiene un módulo de aislamiento. La declaración tendrá lugar en los calabozos de los Juzgados de Plaza de Castilla.

Antonio O.M. será trasladado desde la Jefatura Superior de Policía de Madrid, donde ha pasado la noche en los calabozos. En sede policial se negó a declarar y mantuvo una actitud de frialdad, según fuentes policiales. Hoy estará acompañado por su abogado defensor.

Trece horas de registro

Estuvo presente durante más de trece horas, desde las 8.15 hasta las 22.30 horas, en el registro que los agentes de la Policía Científica realizaron en su vivienda situada en la calle Santa Virgilia Ciudad Lineal. Un día antes, los investigadores estuvieron en la casa de su madre, en la que también habría cometido abusos.

En un exhaustivo registro, los agentes hallaron restos de vomito de una de las pequeñas y otras pruebas biológicas que podrían incriminar al pederasta, que fue detenido el pasado miércoles en la casa de sus tíos de Santander. En el registro, la Policía levantó baldosas y cañerías en busca de pelos u otros vestigios.

El próximo lunes, la jueza instructora realizará una prueba de reconocimiento a la que acudirán las menores. También la próxima semana se realizará una reconstrucción de uno de los secuestros con una de las pequeñas.

Consulta aquí más noticias de Madrid.