El Gobierno ha elevado en una décima el crecimiento económico previsto para 2014, hasta el 1,3%, y en dos décimas el de 2015, hasta el 2%, de acuerdo con la revisión, respecto a la que ofreció el pasado mes de abril, del cuadro macroeconómico que incluye el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2015, aprobado este viernes por el Consejo de Ministros.

Asimismo, el Ejecutivo ha rebajado la tasa de paro prevista para 2014, del 24,9% al 24,7%, y para 2015, del 23,3% al 22,9%, aunque para dentro de dos años habrá todavía 5,07 millones de parados. El Ministerio de Economía asegura que entre este año y el que viene, en términos EPA, se van a crear "622.000 empleos" tras "seis ejercicios continuados de destrucción de puestos de trabajo" y ha detallado que la previsión es pasar de una tasa del 22,6% en el cuarto trimestre 2011 -principio de la legislatura- hasta una tasa del 22,2% en el cuarto trimestre 2015.

El Gobierno ha incluido en el anteproyecto una reducción de la partida de gasto en prestaciones por desempleo de 4.100 millones de euros, desde los alrededor de 32.800 millones de euros presupuestados para 2014. Así lo ha indicado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que ha manifestado que esta partida se reduce porque se ha producido un "cambio" en el mercado laboral.

De Guindos asegura que la mejora se produce a pesar de las estimaciones a la baja para la eurozonaLa vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, los ha llamado los presupuestos de la "consolidación de la recuperación" económica y "del empleo". El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró por su parte que se trata de unas estimaciones "bastante conservadoras" porque se trata de dar "mucha credibilidad" a las proyecciones macroeconómicas, y destacó que esta mejora se produce a pesar de que los organismos internacionales han revisado ligeramente a la baja sus estimaciones para la Eurozona en 2014.

A pesar de ello, el ministro afirmó que se espera que la eurozona recupere el ritmo de crecimiento el año que viene, gracias a un entorno financiero y fiscal más favorable y a las medidas de impulso decididas por el Banco Central Europeo. En este contexto, indicó que las previsiones aprobadas por el Gobierno para la economía española son "prudentes y realistas".

El crecimiento de la economía se debe, según el cuadro, a la mejora tanto del consumo privado (+2% en 2014 y +2,1% en 2015) y de la inversión en bienes de equipo (+7% en 2014 y +6% en 2015). Además, la construcción, que este año restará al crecimiento 3,3 puntos porcentuales, aportará más de tres puntos al PIB el año que viene, por primera vez desde el inicio de la crisis.

Así, la demanda nacional crecerá un 1,4% este año y un 1,8% el que viene, mientras que el saldo exterior restará en 2014 una décima al crecimiento, pero sumará dos en 2015, como consecuencia de la mejora de las importaciones (+4,4% en 2014 y +5% en 2015) y de las exportaciones (+3,6% este año y del 5,2% en 2015).

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha destacado también que España cumplió el objetivo de déficit público de 2013 al cerrar el año en el 6,33% del PIB, 29 décimas menos de lo anunciado hasta ahora y dentro del objetivo pactado con Bruselas, que era del 6,5%. La nueva configuración del PIB español (que se ha elevado tras incluir a requerimiento de la UE diversas modificaciones, entre ellas la contabilidad de actividades ilegales como la prostitución y el tráfico de drogas), el superávit de las administraciones locales fue del 0,5 % en 2013.

Los presupuestos recogen las novedades anunciadas el jueves por el Ministerio de Hacienda. Por un lado, el salario de los empleados del sector público seguirá congelado por quinto año consecutivo, al igual que la tasa de reposición de empleo público, que de manera general se mantendrá a cero, aunque se establece una excepción del 20% para los que se consideran servicios públicos esenciales.

El ministro Cristóbal Montoro ha asegurado que los presupuestos de 2015 están basados en el crecimiento económico, la creación de empleo y la cohesión social, "base del Estado de bienestar". Montoro ha subrayado que las cuentas de 2015 están marcadas por la reforma fiscal, con una bajada de impuestos orientada a crear más empleo, a fortalecer las políticas sociales y a impulsar la competitividad de la economía española. Montoro ha indicado también que la reducción del déficit público y las reformas estructurales han propiciado la salida de la crisis y la creación de empleo.

A principios de año se devolverá a los funcionarios una cuarta parte de la paga extra de 2012 Se devolverá a los funcionarios de la Administración General del Estado (y previsiblemente a los de las comunidades autónomas) a principios del año próximo una cuarta parte de la paga extraordinaria que no se les abonó en 2012. El ministro ha señalado que el Gobierno quiere devolver el esfuerzo hecho durante la crisis a la sociedad, especialmente a los funcionarios y a los empleados públicos por su contribución positiva.

También se elevará la tasa de reposición de personal del Estado encargado de los servicios esenciales desde el 10% hasta el 50%, aunque en el resto de plantillas de funcionarios, la tasa seguirá congelada. Se consideran servicios esenciales la educación, la sanidad, las fuerzas de seguridad y orden público y control y lucha contra el fraude fiscal.

Para cuadrar las cuentas y conseguir pasar de un déficit público estimado en el 5,5% del PIB en 2014 a un 4,2% en 2015 sin ajustes adicionales, tendrá una gran importancia la entrada en vigor de la reforma fiscal, con la que se pretende estimular la economía y el consumo.

Asimismo, por primera vez los presupuestos recogen el nuevo índice de revalorización de las pensiones, ya que cuando se presentaron las cuentas de 2014 la reforma no estaba todavía en vigor, aunque se usó como guía para subirlas el mínimo garantizado del 0,25%.