Dice por un chat que se quitará la vida, la localizan y llegan a tiempo

  • La potencial suicida, vecina de Tenerife, manifestó a un bilbaíno sus problemas de pareja.
  • Éste pidió auxilio a la Policía.

Internet tiene fama de herramienta fría, de lugar de emociones contenidas, pero los chat pueden dar lugar a relaciones que difícilmente se producen cara a cara.

Así le ha ocurrido a un vecino de Bilbao, quien entró en contacto con una persona y, tras intercambiar impresiones a través de la red, le manifestó su intención de quitarse la vida. Así de crudo.

Su interlocutor a través de Internet se iba a suicidar. Su problema: desavenencias en la relación con su pareja, que le empujaron a ingerir una gran cantidad de pastillas.

Lo tenía decidido, y nada ni nadie lo podía evitar. ¿O quizá sí?

Este bilbaíno decidió actuar rápido. Era el pasado día 15. Se puso en contacto con la Policía para que, investigando a través de las conexiones de Internet, lograra descubrir el paradero de la suicida en potencia, ya que la persona se negaba a desvelar su identidad y domicilio.

La policía la localizó

Dicho y hecho: el suicidio se pudo evitar. Los agentes localizaron al chateador en Tenerife. En realidad, se trataba de una chateadora, una mujer de unos cincuenta años de edad.

Y su amenaza de quitarse la vida era totalmente cierta, como quedó demostrado cuando los policías irrumpieron con premura en su domicilio, situado en la localidad tinerfeña de Granadillo.

La mujer se encontraba tendida, en estado de semiinconsciencia. Inmediatamente fue trasladada a un hospital donde lograron reanimarla en urgencias. Ahora, la vida vuelve a depender de ella.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento