El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado que la próxima semana recuperará el diálogo con todos los grupos parlamentarios y partidos políticos vascos en una ronda de contactos para "abordar el futuro" de Euskadi. Además, se ha comprometido a cumplir el pacto con el PSE-EE e "imprimir velocidad" a los acuerdos suscritos.

En el turno de réplica a los grupos parlamentarios durante el pleno de Política general, ha mostrado su intención de "retomar" el diálogo con los partidos y grupos parlamentarios para "consolidar una relación constructiva" con la que poder "superar juntos los retos".

Según ha recordado, hace 16 meses tuvo "la oportunidad de intercambiar visión y propuestas con los responsables de todos los partidos" representados en la Cámara, pero "se han producido cambios en algunos de los grupos parlamentarios", por lo que considera necesario "actualizar las visiones y propuestas con las personas que se encuentran hoy al frente" de estas formaciones.

"Es lo que ofrezco, a partir de la próxima semana quiero retomar este diálogo franco y abierto sobre el futuro de nuestro país y mi actitud en estos nuevos encuentros será consolidar una relación constructiva para poder superar juntos los retos que afrontamos", ha reiterado.

Acuerdo pse

Por otra parte, Urkullu se ha dirigido a la parlamentaria y máxima dirigente del PSE-EE, Idoia Mendia, para instarle a "reconocer y decir públicamente" que existe "una relación fluida entre Gobierno vasco y interlocutores del PSE". "Han sido muchas reuniones", ha afirmado.

También ha reconocido que, en lo relativo al pacto de estabilidad institucional alcanzado con los socialistas, "algunas cosas pueden ir atrasadas y se les puede imprimir mayor velocidad". "Tienen todo el compromiso por mi parte. Queremos y creemos en ese acuerdo que, en el día de hoy ya ha comenzado a dar buenos resultados", ha afirmado.

Además, ha advertido de que en el "retraso" en su cumplimiento no es solo atribuible al PNV o del Gobierno en exclusiva, en alusión al periodo en el que el PSE ha estado centrado en el proceso de renovación de sus ejecutivas, tras los resultados electorales de los comicios europeos. "Hay margen para profundizar en esto. Ésa es la voluntad y mi compromiso. Los pactos son para cumplirlos. No habrá oído de mí ni una sola queja. Nos gustaría ser más rápidos, pero somos realistas", ha afirmado.

También ha añadido que, "pese a que se puede hacer más", ambas partes pueden estar "satisfechas" con lo que se está consiguiendo, y ha reiterado que "las vías de colaboración están abiertas" para "impulsar los proyectos retrasados y los futuros".

Ha recordado a Mendia que todavía quedan "retos importantes" que afrontar, por lo que le ha animado a "seguir acordando y defendiendo la bondad del acuerdo". El lehendakari ha reconocido, no solo el valor del pacto, sino de "todo lo que ha sido un avance en estos 35 años de la mano del PSE", por lo que ha llamado a mantener la colaboración. "No tengo miedo al acuerdo suscrito. Es necesario que recuperemos la confianza. Mi mano está tendida", ha dicho.

AUTOGOBIERNO

Por otra parte, ha manifestado su "respeto" a quienes ahora reclaman reformas de la Constitución Española, pero ha emplazado a que se respeten también las peticiones de modificaciones constitucionales que se realicen para incluir el derecho a decidir.

Asimismo, ha pedido al PP vasco que se comprometa, junto con el Gobierno español, al "cumplimiento íntegro" del Estatuto, para abandonar "discursos de trincheras" y abrir una "nueva etapa" en la que no existan "recentralizaciones".

En su intervención, el presidente del Gobierno vasco ha insistido en que el referéndum escocés "se ha demostrado como un proceso democrático impecable". Por ello, ha dicho a Quiroga que, por su defensa del proceso de Escocia, no le interpele sobre si quiere "la independencia". En este sentido, ha precisado que reclama el modelo escocés, pero no "la reivindicación" porque "las realidades son absolutamente propias, la de Escocia, la de Cataluña y la vasca".

Asimismo, ha mostrado su respeto porque se hagan propuestas sobre la modificación de la Constitución Española. "De la misma forma en que puedo respetar eso, pido también que se respete cuando se ha planteado en la reforma de la Constitución Española la incorporación del derecho a decidir de la sociedad vasca, que ha sido negada cuando se ha reformado", en alusión al planteamiento realizado por el PNV al modificarse la carta magna para limitar el déficit.

En este sentido, ha destacado que el Parlamento vasco "tiene residenciado el proceso de debate 'diálogo, acuerdo y pacto'". "Y somos conscientes siempre de que el futuro político debe ser ratificado por la sociedad vasca", ha añadido.

Urkullu ha reconocido el valor de la institucionalización del Gobierno en Euskadi del Estatuto de Gernika, pero ha manifestado su "preocupación" ante su incumplimiento "y el carácter recentralizador del Estado". "Es indudable que se ha alterado el pacto y supone un ataque al autogobierno", ha afirmado.

Por otro lado, ha respondido a la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, que su planteamiento ante el Gobierno español "no es la rebelión", a la vez que ha pedido a la líder de los populares vascos que "defienda con nosotros en Madrid el avance el TAV, Foronda abierto 24 horas, la liquidad del cupo vasco o la integración de Trieviño desde lo que es el respeto a la legalidad y al artículo 141.1 de la Constitución".

El lehendakari se ha preguntado si "rebeldía es reivindicar el cumplimiento de una ley orgánica después de 35 años y reivindicar el cumplimiento del Estatuto de Gernika aprobado en referéndum en 1979", para asegurar que eso "es solo el cumplimiento de la ley".

Asimismo, ha pedido a Quiroga que defienda con él en Madrid "el cumplimiento íntegro del Estatuto de Autonomía de Gernika" y, tras asegurar que no es necesario seguir en "discursos de trincheras" y abogar por abrir "una nueva etapa", le ha preguntado a Quiroga si tiene "un proyecto para Euskadi".

En este sentido, ha asegurado que a él le bastaría con que el proyecto que el PP vasco pudiera plantear para Euskadi fuera "el cumplimiento íntegro del Estatuto y que se comprometiera a ello con el Gobierno español".

AUTOCOMPLACENCIA

También ha negado que, en su discurso de este jueves, haya dado una imagen de "autocomplacencia sobre la situación del país y del propio Gobierno vasco", y ha querido transmitir "la esperanza que necesita la sociedad ante esta ya demasiada larga crisis".

Además, ante la crítica de faltad de liderazgo su Ejecutivo, Urkullu ha dicho que el Gobierno que preside tiene "un programa de gobierno presentado ante este Parlamento vasco, y es un programa evaluable y contrastable públicamente". En su opinión, el Gobierno vasco "tiene plan y rumbo, acción y resultados".

"El rumbo está escrito, remitido a este Parlamento y publicado en internet. Sabemos claramente a dónde vamos y lo demostramos con hechos concretos y contenidos", ha remarcado, para añadir que la acción del Gobierno "es evaluable, con la posibilidad de saber el grado de ejecución de más de 600 acciones de este gobierno".

Por otro lado, ha insistido en la necesidad de diálogo social y ha asegurado que "lo estamos practicando". De esta forma, ha recordado que, de manera bilateral, han mantenido reuniones con agentes sociales, organizaciones empresariales y sindicatos, "en las que los propios agentes nos han solicitado que no abordemos todavía un ámbito de diálogo social porque también entre los agentes sociales hay muchas cosas que aclarar entre ellos mismos".

Consulta aquí más noticias de Álava.