El presidente del PSOE de la ciudad de Jaén, Fernando Calahorro, ha retirado su precandidatura en las primarias del partido para elegir al cabeza de lista en las próximas elecciones municipales. Lo ha hecho para "no contribuir a la crispación" con la que en algunos ámbitos ha podido leerse su concurrencia y la del secretario general, Manuel Fernández.

"Las cosas en política son lo que parecen y no lo que son y esto parece un enfrentamiento, nos guste o no", ha asegurado este jueves en rueda de prensa momentos después de trasladar a la Comisión de Garantías una decisión que tomó "hace dos días" y dejando claro que ésa no es su percepción "ni tampoco la de Manolo".

Calahorro, que ha reconocido lo "singular" de que hasta tres miembros de la misma ejecutiva —ellos dos y el coordinador de Ciudadanía y Barrios, Rafael Valdivielso— quisieran presentarse a las elecciones, ha añadido que "eso se ha observado en algunos sectores" como una pugna. De hecho, ha aludido a las declaraciones del tercer precandidato en las primarias, Miguel Sola, quien explicó su paso en la falta de consenso que, a su juicio, reflejaba la participación del presidente y el secretario general.

Por eso y reconociendo que no se hubiera presentado de saber que habría esta interpretación, ha decidido "echarse a un lado", aunque explicando por qué decidió aspirar a encabezar la lista del PSOE para intentar llegar a la Alcaldía. Era una "idea gestada desde hace tiempo" por la que había mantenido contacto con diversos sectores de la ciudad, entre los que encontró una "percepción inicialmente favorable".

Se trataba de crear un grupo "potente, con capacidad profesional y política" para atender en una situación difícil a "un Ayuntamiento que no es una perita en dulce" por su fuerte deuda, que se ha convertido en "un problema" para la capital y del que es necesario "eliminar la crispación" a la que, en su opinión, lo ha llevado el equipo de gobierno del PP.

En ese proyecto habría aportado "sentido común, solvencia profesional y capacidad de contactar con distintos ámbitos", como, a su juicio, ha hecho en los distintos cargos que ha ocupado en su larga trayectoria política. Por ello, precisamente, porque está "más cerca del final que del principio", ha descartado la posibilidad de ir en la candidatura socialista de mayo de 2015.

"Podría aportar algo encabezando una lista. Yendo de segundo o de tercero, quitando el puesto a alguien que puede ser más joven y con más futuro político... Está clarísimo. No es que descarte negociar, es que creo que nadie con sentido común puede venir a decirme: Fernando ven conmigo de x. Creo que no lo van a hacer y yo no lo haría", ha comentado para añadir que éste fue el motivo por el que rechazó en su momento ir en una liderada por Manuel Fernández.

Democracia y unidad

En cualquier caso, Calahorro, que ha dicho sentirse "aliviado" con su retirada, ha defendido las primarias como un proceso que, aunque es "manifiestamente mejorable", constituye un "ejercicio de democracia" tras el que debe haber una "unidad" que ha pedido a "todos". "Hay un contrincante menos, que gane el mejor", ha afirmado no sin valorar a Sola y Fernández como dos "magníficos candidatos", aunque se ha mostrado "más cercano" a este último por su relación personal y política en los últimos tiempos.

Preguntado por la posibilidad de poner los avales que hasta ahora tenía a disposición de alguno de ellos ha contestado que no se le ocurriría, ya que "son de las personas firman" y sería "jugar" con su dignidad. En este sentido y cuestionado también por si una posible dificultad para conseguirlos ha podido influir en su retirada, ha asegurado que "ese no fue el motivo" y, de hecho, "el número iba a ser importante".

Consulta aquí más noticias de Jaén.