Diseños protagonizados por reflejos de las distintas versiones del azul y con reminiscencias a la elegancia de Coco Chanel; prendas personalizadas que apuestan por el punto como material también para la primavera y el verano, y vestidos que juegan con los volúmenes y la gama cromática, desde el negro hasta el 'nude', imitando el cuerpo desnudo, han protagonizado el desfile Zona D, con el que este jueves se ha dado el pistoletazo de salida a la XVII edición de la Valencia Fashion Week (VFW).

Tres jóvenes autores han presentado sus creaciones en la pasarela habilitada en la Sala Ferreres del Centro del Carmen de Valencia, que se convierte en esta ocasión en la sede principal del evento. Este espacio, que ha permitido aumentar el aforo de los desfiles hasta las 500 personas, acogerá hasta el próximo día 27 de septiembre las propuestas de un total de 43 diseñadores con el objetivo de consolidar la transformación de la pasarela valenciana en una "plataforma de la moda joven, emergente y transgresora", en palabras de su nueva directora, Sales Tatay.

Ha abierto fuego Carlos Delgado, que ha presentado la colección denominada 'Azul oscuro casi negro'. Ese color, en sus distintas variedades, ha sido el protagonista absoluto de una serie de trabajos inspirados en los años veinte parisinos, especialmente, en la influencia que tuvo Coco Chanel en la década.

Este tributo queda patente en los cortes de las faldas, el estilo oversize para aportar una mayor, cintas de raso que envuelven las prendas o las perlas cosidas a mano en los vestidos de cóctel. En cuanto a los tejidos, el diseñador ha echado mano de la gasa, el popelín, tejano flocado, organza cristal, tejano tencel y gabardina, según explica el propio autor.

Seguidamente, han subido a la pasarela los modelos —femeninos y masculinos— de Amabel García, quien ha dado a conocer su propuesta 'Identidades construidas', de la que ha llamado la atención el material elegido, el punto, que la diseñadora desgarra y corta para dar diferentes formas y dibujar geometrías sobre el cuerpo.

García pretende desarrollar, asegura, "una estrategia de personalización de los diseños frente a un mercado globalizado de prendas estandarizadas" y, de esta manera, cada look de la colección "reinterpreta la identidad de una persona concreta que previamente ha hecho el esfuerzo de construir su propia identidad contestando a unas cuestiones que la definen".

Bloques de color

El desfile Zona D ha finalizado con Naoko y su colección 'Renaïtre' que, al igual que las dos anteriores, apuesta por los bloques de color y la ausencia de estampados para ofrecer vestidos que la diseñadora relaciona con distintos estados del ser humano, como son la existencia, transformación y renacer.

Así, una silueta encorsetada y con volumen da paso a una línea ligeramente más abierta y lánguida, sujeta mediante elementos y detalles que aún no la liberan. También se pasa del negro absoluto al nude, color del cuerpo desnudo, de tejidos rígidos como el piqué de algodón a materiales más ligeros como el satén y el tul de algodón, combinados con el punto viscosa.

El programa de moda continúa esta tarde con Anabel Yaos, De la Rue, Pedro Fernández Atelier y Bibian Blue.

Consulta aquí más noticias de Valencia.