La consellera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, ha calificado el Tractament Integrat de Llengües (TIL), que introduce el trilingüismo en las escuelas de las Islas Baleares, un "fracaso político" del gobierno balear, después de que el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB) lo haya suspendido de forma cautelar.

En declaraciones a los medios tras la comisión de Enseñanza en el Parlament, la consellera ha dicho que el TIL era un "fracaso anunciado" pedagógicamente, y ahora también lo es desde el punto de vista de la mala gestión, puesto que no tiene el tratamiento formal propio de una norma.

"Cuando desde la política y el partidismo se quiere condicionar el hecho educativo puedes herirte", puesto que el proyecto no tiene en cuenta el conocimiento del inglés de los profesores, el proyecto lingüístico de los centros, la voluntad de las familias, ni el impacto sobre la lengua.

Así, ha recordado que el TSJIB reconoce en la sentencia que el TIL deja la lengua propia como residual: "Parte de un prejuicio que es que la escuela de las Islas por si misma no garantiza el dominio del castellano ni del inglés, y todos sabemos que sí".

Ha señalado que esta norma demuestra una "prepotencia partidista" y que, además, está mal hecho, puesto que se ha saltado el Estatuto balear al no consultar la cuestión lingüística con la universidad, lo que demuestra una falta de respeto hacia el autogobierno y la lengua, ha agregado.

Rigau ha sostenido que cuando un decreto está mal hecho "o hay incompetencia o hay mala intención", a lo que ha añadido que cuesta de entender que la base legal no sea válida después de que el gobierno balear haya dado tanto la cara.