Un equipo multidisciplinar de investigadores de la Universitat de València (UV) y de la Universitat Politècnica de València (UPV) ha descubierto un excepcional friso de gran dimensión y calidad artística en el yacimiento arqueológico de La Blanca, en Guatemala, un pequeño asentamiento maya que se encuentra situado en el Sureste de la región de Petén.

Desde el año 2004, el equipo de investigadores valencianos, que dirigen los profesores Gaspar Muñoz (UPV) y Cristina Vidal (UV), trabajan en la excavación, investigación y puesta en valor de este sitio arqueológico, según ha informado la institución académica en un comunicado.

Ambos profesores han presentado este nuevo hallazgo arqueológico, que han calificado de "especial relevancia", ya que "es la primera vez que se encuentra en La Blanca un elemento figurativo de este calibre, y en tan buen estado de conservación".

El friso, que mide 4,75 metros de largo y 1,5 de alto, fue hallado por los investigadores en la fachada de oeste de una subestructura, esto es, en un edificio anterior que fue sepultado por los antiguos mayas para construir sobre él los edificios superiores de la acrópolis de La Blanca.

El hallazgo se produjo en diciembre de 2013, tras comprobar que esta decoración geométrica —que habían localizado en las excavaciones llevadas a cabo al explorar un túnel de saqueo— era el extremo de un gran friso de estuco decorado con relieves, que debió ser parte de la fachada de un edificio.

"gran complejidad geométrica"

"Se trata de una representación en relieve de grandes dimensiones, que presenta una gran complejidad geométrica", según ha explicado los responsables de su descubrimiento, que han destacado además el buen estado de conservación que presenta.

El friso, que según los expertos podría datar del s.VII-VIII d.C, y por tanto es anterior al clásico tardío de la acrópolis de La Blanca, incluye una figura principal, situada en el centro de la composición, a cuyos lados los motivos mantienen el mismo diseño aunque el conjunto no es totalmente simétrico.

"De hecho, uno de los rasgos más notables de este autorrelieve es que no es totalmente plano, sino que se aprecia el giro y la inclinación de los distintos volúmenes que lo conforman, lo que provoca que la visión del conjunto converja en el personaje central, en cuyo rostro se aprecia que ha sido mutilado, posiblemente de forma ritual, perdiendo la nariz o trompa que poseía, tras ser sepultado por los propios mayas al construir un nuevo edifico de la acrópolis", según ha explicado el profesor Muñoz.

También han encontrado restos quemados, probablemente de alguna ceremonia ritual que hacían los mayas a sus divinidades que representaban a través de criaturas sobrenaturales. Tanto en las investigacions en La Blanca como en un segundo asentamiento cercano, conocido como El Chilonché, donde el equipo de Muñoz y Vidal descubrieron un gran mascarón maya y unas excepcionales pinturas murales, se ha utilizado el escáner láser para poder reproducir digitalmente algunos de los elementos arquitectónicos y escultóricos significativos encontrados.

Sepultado de nuevo

En el caso del friso hallado en La Blanca, la aplicación de estas técnicas ha permitido que pudiera ser sepultado nuevamente para garantizar su conservación y evitar que sea víctima de los saqueos que han asolado a esta zona, según ha explicado el profesor Muñoz, quien ha destacado que su aplicación al patrimonio maya constituye un campo incipiente de "gran interés".

Coincidiendo con el décimo aniversario del proyecto de La Blanca, sus responsables han organizado la exposición, 'La Blanca. Una década de Patrimonio para el Desarrollo', en la ETS de Arquitectura de la UPV. En ella se exhiben, por primera vez al público, los principales hallazgos arqueológicos realizados por los investigadores valencianos en esta área maya guatemalteca desde el año 2004.

Actualmente, el de La Blanca es el único proyecto arqueológico español en el área maya. A lo largo de estos años, el sustento económico ha provenido hasta ahora del Ministerio español de Educación, Cultura y Deporte; la Agencia Española de Cooperación Internacional; la UV y la UPV.

Paralización de la subvención

Sin embargo, según ha señalado Muñoz los programas sostenidos por la Agencia Española de Cooperación se han visto reducidos en las últimas campañas y la subvención del Ministerio de Cultura concedida para el proyecto de 2012 fue paralizada por el Ministerio de Hacienda al incumplir la Generalitat el objetivo de déficit fijado por el Gobierno.

A pesar de todo, la campaña arqueológica de 2012-2013 se pudo realizar "gracias a la financiación de la Fundación holandesa Príncipe Claus, con la que se han rescatado las pinturas murales de El Chilonché, unas pinturas que estaban en peligro de extinción por culpa de los saqueos, y que en breve podremos descifrar su contenido", según ha explicado el profesor Gaspar Muñoz.

Consulta aquí más noticias de Valencia.