La familia de Soledad Donoso, la joven cordobesa cuyo cadáver fue hallado junto al río Guadalquivir en la capital hace unos 22 años, ha valorado la "actitud positiva" del subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, tras la reunión celebrada este jueves para analizar el caso, del que destacan que en los últimos años "se han aclarado muchos aspectos controvertidos o totalmente ocultos" desde 1992, cuando ocurrieron los hechos.

En declaraciones a Europa Press, la abogada de la familia, Penélope Castejón, ha manifestado que la reunión con el subdelegado ha sido "fructífera" porque tiene "un gran interés por el tema y toca varias puertas esperando respuestas, ya sea de cualquier tipo", así como que la información solicitada por la familia sobre distintas pruebas "salga un poco aclarada por los ministerios".

Al respecto, comenta que hasta el momento "no se puede concretar nada" sobre los informes que se encargaron al Gobierno, principalmente al Ministerio del Interior y al de Justicia. La familia pidió que a través de la Policía Científica se localicen "los cabellos extraviados" sobre este causa, que estaban en el laboratorio de Policía Científica en Sevilla, o en su defecto, se dicte una resolución administrativa que "deje constancia de su pérdida y se depuren responsabilidades administrativas de los responsables de su custodia".

Igualmente, solicitaron que haya un pronunciamiento en los mismos términos en lo referido a la pérdida del reloj de la víctima en el año 1992 del cajón de la mesa de un agente judicial, así como el mechero decomisado en el escenario del crimen y que "no aparece en el depósito de pruebas del juzgado", entre otras pruebas.

En este sentido, la abogada resalta que "ha habido comunicación con los agentes con los que tenía que haberla" y espera que "pronto haya una respuesta", dado que son "cuestiones controvertidas que había en el juzgado, como la pérdida del mechero que hubo en el escenario del crimen o los cabellos", subraya la letrada, que confía en que la Audiencia Provincial no archive el caso.

"negligencias de justicia"

Al hilo de ello, defiende que en el caso "ha habido muchas aclaraciones dentro de lo que fue el crimen", después de que "se han aclarado muchos aspectos controvertidos o totalmente ocultos; se ha descubierto que la chica fue asesinada; muchos detalles de la autopsia, infinidad de negligencias por parte de profesionales o del Ministerio de Justicia, que ahora se han ido aclarando y mirando más minuciosamente", al tiempo que "han salido muchas cosas nuevas, pero todavía hay que trabajar y resolver el trayecto", remarca Penélope.

Mientras, una de las hermanas de Soledad, María del Mar Donoso, ha señalado que salen "bastante satisfechos" de la reunión con el subdelegado, al que le han visto "una actitud positiva", y confían en que "puede ser que se haga justicia" en esta causa, de la que el próximo 28 septiembre se cumplen años y para la efeméride la familia realizará como cada año la carta recordatorio.

Entretanto, María del Mar ha informado de que la convocatoria de actos por este caso dependerá "de lo que surja tanto en contestaciones de la Subdelegación del Gobierno como de la Audiencia". La familia tiene previsto presentar los informes del Gobierno en los juzgados cuando les den traslado.

A la espera de que la Audiencia Provincial les notifique la resolución sobre el recurso que presentaron contra el archivo provisional del caso propuesto por el Juzgado de Instrucción número 7, la familia, apoyada por numerosas personas y la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres, se concentró en el mes de junio en los juzgados de Córdoba, ante la falta de respuestas por parte de la Audiencia.

Igualmente, en el mes de mayo pasado ya tuvieron otra reunión con el subdelegado del Gobierno, en la que escuchó sus peticiones sobre las diversas pruebas del caso, algo que valoraron desde la familia, después de que meses antes encontraran el coche que supuestamente utilizó el único imputado en los hechos, aunque la juez consideró que son "meras especulaciones", al tiempo que la Policía apoya la investigación en dicho sentido.

"queda camino por recorrer"

Desde la familia subrayaron que el sumario de la causa "no está cerrado", puesto que "queda camino por recorrer", y a tal efecto, piden que las administraciones investiguen el caso "hasta sus últimos términos", así como que depuren responsabilidades de las "irregularidades" en la causa, aunque hasta el momento sin respuesta.

De este modo, la familia pide que "siga la investigación", porque hay unos cinco testigos con respecto al vehículo de los hechos, marca Golf del año 1991, en el que supuestamente se montó la joven momentos antes, según han asegurado los testigos que han llevado a la Policía Nacional a investigar varios automóviles y tomar más de 20 declaraciones, sin hallar vinculación con el suceso, aunque la familia lo ha localizado tras sus gestiones y difusión en los medios desde abril del año pasado.

Además, se ha investigado la llamada en la que se informaba sobre la supuesta implicación de determinados agentes policiales en un posible encubrimiento de pruebas que apuntaban a R.C.G., imputado en el crimen de la joven, pero sin resultados, al tiempo que recuerdan que el encausado supuestamente es sobrino de un policía que en esa época estaba en activo.

En concreto, una persona llamó desde una cabina a un teléfono habilitado por la familia para recoger pistas. En esa llamada —efectuada en abril del año pasado— aportó nombres, apellidos y datos policiales de los agentes que pudieran estar implicados. "Ellos se encargaron de hacerlo desaparecer todo", según figura en la transcripción que obra en poder del juzgado, si bien comentan que les han explicado que las responsabilidades de los policías en caso de que las hubiera "estarían extinguidas".

Restos de cabello

Y sobre los restos de cabello que se encontraron en la escena y que se remitieron a la Policía Científica en Sevilla tras producirse el suceso y "el Juzgado dio orden expresa de que no se destruyeran porque era un caso sin resolver", el criminólogo del caso, Félix Ríos, ya detalló el pasado septiembre que "cuando se reabrió el procedimiento", en 2012, "la jueza ordenó al laboratorio de Sevilla que localizara los restos y extrajera ADN, pero la respuesta del laboratorio es que han pasado 20 años, que se habían mudado y no saben dónde están".

Cabe destacar que R.C.G., que no fue interrogado en su día ni por la Policía Nacional ni por el juzgado, declaró ante la juez en abril del año pasado y negó cualquier tipo de implicación en el caso.

Soledad Donoso Toscano, de 18 años, salió de su casa en la plaza de San Pedro para ir a trabajar a una pizzería de la avenida de Barcelona en la tarde del 28 de septiembre de 1992, pero nunca llegó a su destino. Su cuerpo se encontró 14 días después en El Arenal, en proceso de descomposición, después de que un paseante avisara al 091.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.