Dos hombres cumplirán una pena de cuatro años y cuatro meses de prisión por agredir y atracar a un joyero de la localidad valenciana de Benigànim que murió a los 18 días. No ha quedado acreditado que el fallecimiento del joyero tenga relación directa con las lesiones que sufrió.

Los hombres, de nacionalidad búlgara y de 40 y 45 años en la actualidad, han reconocido los hechos en la vista que se ha celebrado en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, que ha tenido que contar con un traductor puesto que uno de los acusados no entendía el español.

De esta forma, y tras alcanzarse un acuerdo entre la Fiscalía, la acusación particular y las defensas, los acusados cumplirán cuatro años y cuatro meses de cárcel por un delito consumado de robo con violencia e intimidación en su modalidad de uso de arma o instrumento peligros, y por una falta de lesiones. Inicialmente el ministerio público les pedía seis años de prisión porque estimaba que incurrieron en un delito de detención ilegal, pero finalmente se ha eliminado este extremo.

Los hechos se registraron el 2 de noviembre de 2012, cuando los acusados se presentaron sobre las 16.20 horas en una joyería de Benigànim cuando el dueño, de edad avanzada, se encontraba solo. Tras preguntarle por el precio de una sortija, se abalanzaron sobre él y le dieron varios puñetazos.

Seguidamente, para amedrentarle, cada acusado sacó una pistola simulada y le exigió que les entregara todo el dinero y el oro mientras intentaban, sin éxito, amordazarlo y atarlo a una silla. A continuación, uno de ellos cogió una jeringuilla que portaba y se la clavó en la zona pectoral.

Tras ello, los acusados ataron a la víctima de pies y manos a una silla y tras amenazarle, comenzaron a recoger diversas joyas que había en el establecimiento, un ordenador portátil y un aparato grabador y reproductor de las imágenes de las cámaras de seguridad, así como 120 euros en metálicos que les facilitó el propio joyero.

A continuación, introdujeron los objetos en dos bolsas de plástico, así como en los bolsillos de sus cazadoras, y salieron del establecimiento, dejando allí al joyero atado, que pudo desembarazarse de la cinta pasados unos minutos.

Mientras tanto, una vez en la vía pública, un agente de la Policía Local observó a los acusados y en ese momento éstos emprendieron la huída mientras se deshacían de algunos objetos robados. El policía pudo detener a uno de ellos, mientras que el otro fue arrestado a los pocos días.

Como consecuencia de los hechos, el joyero sufrió diferentes lesiones en el labio, oreja, y pinchazos de aguja en la espalda y en el hemitórax derecho. Transcurridos 18 días, el 20 de noviembre, falleció como consecuencia de una parada cardiorrespiratoria por causa de insuficiencia cardiaca aguda. Sin embargo, no se ha podido acreditar, a través de los informes médicos forenses, que la víctima haya fallecido por las lesiones que padeció en el robo.

Los objetos sustraídos fueron finalmente recuperados, con excepción de dos sortijas de brillantes, un par de pendiente de oro, una cadena y dos cruces de oro, y un ordenador portátil.

Consulta aquí más noticias de Valencia.