La directora insular de Cultura y Patrimonio, Catalina Sureda, ha presentado este jueves los folletos que ha editado el Consell de Mallorca con el fin de divulgar los principales aspectos de la historia del edificio de la Misericordia, actual sede de la Vicepresidencia de Cultura, Patrimonio y Deportes.

La presentación ha consistido en una visita guiada con los medios de comunicación, dirigida por la técnica del departamento y directora del Museo Krekovic, María del Mar Gaita, con la participación del jefe de sección de Museos, Biel Pons.

Los folletos han sido editados en cuatro idiomas —catalán, castellano, inglés y alemán— y, además proporcionar una exhaustiva información sobre el edificio y sus usos antiguos y actuales, ofrece la posibilidad de realizar visitas guiadas dirigidas a grupos escolares, asociaciones culturales y ciudadanas y, incluso, personas particulares que se interesen por una experiencia.

Fundada en 1565

Por los jesuitas

Fundada por los jesuitas en 1565 con la intención de crear una institución benéfica, la Casa de la Misericordia fue trasladada, en 1677, en un inmueble de grandes dimensiones situado justo al lado del Hospital General.

Con el tiempo, el edificio se fue deteriorando, y en 1817 el arquitecto Pere Joan Bauçà diseñó los planos de unas nuevas dependencias, de tal manera que en 1845 estaba completamente terminada la primera fase de la construcción, que es la que se ubica en la actual calle de la Misericordia. En el proyecto intervino también otro arquitecto, Joan Sureda, a quien se atribuyen las actuaciones llevadas a cabo en la Capilla.

En 1870, aproximadamente, se levantó un segundo bloque destinado a la acogida de residentes masculinos, reservando la primera edificación a las mujeres. El nuevo bloque destaca por sus características austeras y funcionales, y en sus pisos superiores dio cabida a los dormitorios y varios talleres de trabajo, mientras que en las plantas inferiores estaban las oficinas administrativas, los almacenes, las cocinas, los comedores y el oratorio.

Ya a finales del siglo XIX se comenzó la construcción de las instalaciones que se extienden hacia la Vía Roma. El edificio mantuvo su uso como asilo de beneficencia hasta 1977, año en el que pasó a formar parte del patrimonio del Consell de Mallorca, en calidad de institución heredera de la Diputación Provincial.

Desde entonces, La Misericordia ha sido utilizada para acoger diferentes servicios y equipamientos culturales, destacando su etapa como sede del Conservatorio de Música y Danza.

En la actualidad, La Misericordia es uno de los principales centros de referencia de la cultura en nuestra isla. Dentro de ella hay importantes espacios expositivos, como la Capilla y el Edificio Multiusos, con una programación estable de muestras artísticas.

En su interior se encuentran también dos bibliotecas: por un lado, la Biblioteca de Cultura Artesana y, por otro lado, la Biblioteca Lluís Alemany, especialmente dirigida a los estudiosos e investigadores. Todo ello sin dejar de lado el Archivo del Sonido y de la Imagen, que tiene sus dependencias en la tercera planta del edificio.

Jardín botánico

Otra parte indisolublemente ligada a la Misericordia es el Jardín Botánico, un proyecto iniciado entre los años 1822 y 1833 que hoy en día constituye uno de los espacios ciudadanos más emblemáticos de Palma.

De entre los elementos iniciales del Jardín Botánico ha logrado sobrevivir el majestuoso ficus, catalogado de árbol singular y uno de los más grandes de las Islas Baleares. Con más de 150 años de vida, su espectacular tronco supera los dos metros de diámetro y las raíces son tan largas que, en ocasiones, han sido localizadas, incluso, en excavaciones realizadas en la Rambla