Antonio Ortíz, el presunto pederasta del distrito madrileño de Ciudad Lineal que ayer fue detenido en Santander acusado de cometer cinco abusos a menores, se suma al listado de los pederastas más peligrosos que ha habido en España desde la década de los 90 hasta la actualidad.

El supuesto agresor sexual de Ciudad Lineal, de nacionalidad española y que ya fue condenado en los años 90 por agredir sexualmente a una niña de seis años, se une así a un elevado número de pederastas españoles que han sido arrestados y condenados por delitos de abuso sexual a menores de edad.

Uno de los casos más recientes fue el denominado caso Kárate en el que el principal imputado fue Fernando Torres Baena, excampeón nacional de ese deporte, tras ser acusado de captar a menores para abusar de ellos en su gimnasio de Las Palmas de Gran Canaria. Finalmente fue condenado en 2013 a 302 años de prisión por los delitos de corrupción de menores y abuso sexual.

Por otro lado, Daniel Galván, pederasta al que el rey Mohammed VI indultó por error en agosto de 2013, fue condenado en 2011 a 30 años por abusar en Marruecos de once niños de entre 2 y 14 años. En la actualidad, está cumpliendo condena en España.

Uno de los casos más mediáticos fue el asesinato de la niña onubense de cinco años Mari Luz Cortés, hechos por los que Santiago del Valle fue condenado a 22 años de cárcel. Además, en prisión intentó contactar y apadrinar a menores a través de una ONG.

Otro caso llamativo es el del pederasta es Álvaro Iglesias, alias 'Nanysex', que en la actualidad cumple una pena de 58 años de prisión tras cometer cinco delitos de abusos sexuales y seis delitos de corrupción de menores a cinco menores de edad entre 2002 y 2004 en la Comunidad de Madrid.

José Franco de la Cruz, alias 'el Boca', cumplió una pena de 21 años por el asesinato de Ana María Jerez Cano, la niña de Huelva de nueve años que fue violada y asesinada 1991. Pocos meses después de abandonar la cárcel cometió otra agresión sexual, hecho por el que fue condenado de nuevo en 2013.

Ese mismo año, Carlos Alós fue sentenciado a cinco años de prisión por dos delitos de abusos sexuales a dos adolescentes de entre 13 y 15 años cometidos desde el año 2007. Era párroco y docente en La Ribera Alta (Valencia).

Liberados por la doctrina parot

El único condenado por la violación y asesinato de las tres niñas de 14 y 15 años en Alcàsser, Miguel Ricart, que cumplía condena desde el año 1993 en la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), fue puesto en libertad en noviembre de 2013 raíz de la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de anular la aplicación retroactiva de la doctrina Parot. Tras la derogación, un total de 12 violadores salieron de prisión.

Entre los excarcelados está Juan Manuel Valentín Tejero, acusado de raptar y violar a la menor de 9 años Olga Sangrador el 25 de junio de 1992 en la localidad vallisoletana de Villalón de Campos durante un permiso penitenciario otorgado. El acusado cumplía condena por tres delitos de abusos.

Otro de los casos más polémicos, fue la liberación del conocido como violador del ascensor, Pedro Luis Gallego, tras la derogación de la doctrina Parot. Este recluso cumplía condena por 18 agresiones sexuales y violaciones, entre ellas había seis menores de edad, y por el asesinato de dos jóvenes en el año 1992.

También abandonó la cárcel Arturo Abal Iglesias, condenado en 1999 a 96 años de prisión por como autor de seis delitos de violación a una de sus hijas desde que ésta tenía 9 años y hasta que cumplió 13. Asimismo, Juan Vicente Carrillo fue sentenciado en 1996 por abusar sexualmente y violar a seis menores que eran alumnos suyos de Educación Física en Valencia.

También Manuel González alias 'el loco del chándal' fue condenado por agredir y atacar, entre 1991 y 1993, a 16 mujeres —algunas menores de edad y una de las cuales murió—. Fue condenado en 1997 a 169 años de prisión. Por otro lado, José María Real López cumplió una pena de 56 años de cárcel por violar y asesinar a la niña Maruchi Rivas en 1994.

Por su parte, el denominado "violador del portal", Pablo García Ribado, también fue puesto en libertad, pese a que cumplía una condena desde 1996 por haber cometido un total de 74 violaciones, seis agresiones sexuales y diez delitos de robo.

El conocido como el violador del estilete, Félix Vidal Anido, condenado a 70 años de prisión por dos agresiones cometidas en Lugo en el año 1987, es otro de los liberados como consecuencia de la anulación de la doctrina Parot. Poco después de ser puesto en libertad, éste regresó a prisión por presunta reincidencia al intentar asaltar a una mujer en su domicilio en Lugo el 9 de abril de 2014.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.