La instalación de la pasarela que unirá el Parque del Castillo con el río Duero en la capital soriana avanzan con la colocación de gran parte de los pilotes sobre los que se asienta esta estructura volada en la zona derecha de la carretera desde el Castillo y este mismo trabajo proseguirá en la zona izquierda, donde saltará parte de la pasarela para adaptarse a la orografía, tal y como ha informado el Ayuntamiento.

La pasarela forma parte de las obras de la segunda parte de la segunda fase de las márgenes del Duero y corre a cargo de la empresa adjudicataria Tragsa.

Esta intervención se incluye dentro de la segunda fase presupuestada con 3,5 millones de euros y de los que ya se ejecutaron 1,7 millones en la margen izquierda del Duero, con la unión del puente de Piedra con el Pereginal y hasta Garray.

Los 1,7 millones restantes serán cofinanciados en un 70 por ciento por el Ministerio de Medio Ambiente, vía fondos europeos conseguidos en la pasada legislatura, un 15 por ciento la Junta y 15 por ciento el Ayuntamiento, que ha elaborado el proyecto y "ya trabaja en la definición de una tercera fase en dirección a Los Rábanos para dar continuidad a la recuperación del Duero para la ciudad".

Sobre los pilotes que se colocan, ubicados a cada metro, se coloca el firme con una barandilla y suelo, de momento, de 'tramex' sobre el que se colocará la madera posterior con pendientes de entre un ocho y un nueve por ciento.

Trabajos actuales

Actualmente, se encuentran en esta parte cerca de una quincena de trabajadores divididos en distintos grupos según las labores de pilotaje con el camión hormigonera, colocación de barandilla o anclaje del 'tramex'.

Tras la conclusión de los trabajos en la puerta de la muralla en El Postiguillo de San Ginés y la intervención de naturalización de la presa del Pereginal, las labores ahora se concentran en la pasarela volada que circunscribe la bajada del Castillo al Soto Playa por la carretera conocida como las 'Siete Curvas'.

El objetivo es concluir estas actuaciones antes de acabar el año para acabar las restantes en la zona del Soto Playa y la margen derecha en el primer trimestre.

El objetivo, según ha resumido el alcalde de Soria, Carlos Martínez, es cerrar los circuitos dentro de una idea global de ciudad del Ayuntamiento. Esta actuación da continuidad a la que ya se ejecutó y unió la iglesia del Espino con el parque y se complementará con otras como el carril bici desde Los Pajaritos y la Universidad y la nueva fase ya licitada hasta el río.

La actuación también permitirá unir la margen izquierda y derecha con el conocido como Bar del Soto Playa e incluirá una pasarela sobre el río Golmayo.

Consulta aquí más noticias de Soria.