La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha confiado este jueves, ante el Pleno del Parlamento, en que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2015, que mañana se verán en el Consejo de Ministros, sean "justos" con Andalucía, como esta tierra ha sido justa con la situación de España. IULV-CA, socios en la Junta, ha reclamado una "batalla" por la nueva "deuda histórica" de 8.000 millones de euros que el Gobierno de Mariano Rajoy ha acumulado con esta comunidad y ha señalado que si la estrategia del Ejecutivo nacional es "atacar" nuestra autonomía, "no solo habrá que confrontar para defender los intereses" de los andaluces, sino que habrá que plantearse "la insumisión ante estas trucadas reglas del juego".

En respuesta a una pregunta del portavoz de IULV-CA, José Antonio Castro, en la sesión de control al Ejecutivo del Pleno, Susana Díaz

ha manifestado que un presupuesto es la expresión cifrada de la voluntad que tiene un gobierno y mañana se sabrá cuál es la voluntad que el Ejecutivo nacional tiene con Andalucía, si quiere cumplir o si pretende continuar con el "atropello" hacia esta tierra, como se ha puesto de manifiesto en el reparto de los fondos de convergencia.

La presidenta espera que los PGE de 2015 sean "justos" con Andalucía porque esta comunidad ha cumplido con España, sin estar de acuerdo con el objetivo déficit que se impuso a las comunidades, pero era consciente de que era importante para este país. Esos presupuestos, según ha insistido, tienen que ser justos con los parados andaluces y no pueden dejar a la Junta sola en la batalla contra el desempleo.

También tienen que ser justos, según ha apuntado, para avanzar en la igualdad y, sobre todo, con los dependientes, y en materia de inversiones en esta comunidad, que lleva tres años por debajo de la inversión que le corresponde, lo que supone un incumplimiento del Estatuto de Autonomía. Susana Díaz ha reclamado dinero para reforzar el puerto de Algeciras (Cádiz), para que la alta velocidad llegue a todas las provincias andaluzas y que se paguen los 2.555 millones en inversiones no ejecutadas desde 2008 a 2011.

También se ha preguntado qué hay detrás del empeño del Gobierno central en llevar a cabo el desdoble de la N-IV, mientras se niega a escuchar a los miles de ciudadanos que tienen que pagar el peaje de la AP-4.

La presidenta se ha preguntado por qué el Gobierno de Mariano Rajoy se niega a "cumplir" con Andalucía cuando éste sí cumple con España. A su juicio, el Ejecutivo nacional no quiere que se demuestre desde esta comunidad que otro camino es posible para salir de la crisis.

Asimismo, ha insistido en reclamarle una explicación por el reparto de los fondos de convergencia, que ha puesto de manifiesto que, a costa de Andalucía, se quieren mantener las "prebendas" para otros territorios. La presidenta ha exigido que se rectifique y corrija ese reparto y ha advertido de que su Gobierno, siempre que se "atropelle" a esta tierra, va a levantar la voz. Asimismo, ha confiado en que el PP-A no permita que los andaluces paguen una "factura errónea" que es lo que se pretende desde el Gobierno con ese reparto.

Susana Díaz ha garantizado que su Gobierno no va a permitir que ninguna decisión del Gobierno "dañe la sanidad, la educación y la prestación de servicios sociales" en esta comunidad. "Tengo muy claras las líneas rojas de este Gobierno y no estoy dispuesta a defraudar las expectativas de los andaluces", ha sentenciado Díaz, quien ha insistido en expresar que espera que los PGE de 2015 sean "justos" con Andalucía, como los nueve millones de andaluces lo han sido con la situación de España.

Batalla e insumisión

Por su parte, el portavoz de IULV-CA, José Antonio Castro, ha señalado que los presupuestos de las comunidades dependen en más de un 80 por ciento de las decisiones que adopte el Gobierno central, que no deja de mostrar "su desprecio más absoluto" hacia Andalucía, planteando dificultades a objetivos prioritarios del Ejecutivo andaluz como el mantenimiento de los servicios públicos esenciales, la lucha por un empleo calidad y los avances en regeneración democrática.

Ha indicado que, desde que gobierna Mariano Rajoy, Andalucía ha dejado de recibir 8.000 millones de euros, "por la cara", y para 2015, en cumplimiento de leyes "procuradoras de recortes y precariedad, en referencia al artículo 135 de la Constitución, esta comunidad verá impuesto "un nuevo ajuste" de alrededor de 600 millones, a lo que habría que añadir la "nueva discriminación" que supondría el reparto del fondo de convergencia que se ha conocido.

Para Castro, el Gobierno andaluz no puede "tolerar" ese reparto, que supondría un "abuso de poder imperdonable" del Gobierno con este tierra, que debería ser de las más beneficiadas por el citado fondo. Ha criticado la actitud del PP-A y que se limite a decir que está dispuesto a acompañar a la Junta a Madrid para que le expliquen los números, cuando "barrio sésamo ya está inventado".

Castro ha abogado por anunciar una "batalla" para reclamar la nueva deuda histórica que el Gobierno está acumulando con Andalucía, producto de una "acción basada en la mala fe contra esta tierra".

"No podemos dejar pasar la obligación de demandar lo que es nuestro, la nueva deuda histórica de España con Andalucía y para hacerlo habrá que dejar de hacer el tonto o al menos tomar partida de manera decidida", ha señalado Castro, recordando que esta tierra ha cumplido con los límites de déficit estipulados por el gobierno y se ha preguntado "¿de qué nos ha servido?, si nos siguen lloviendo los palos".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.