El conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, ha reclamado más ingresos del Estado para Catalunya para cuadrar los presupuestos catalanes de 2015, que tienen una diferencia negativa de 3.300 millones de euros entre los ingresos y los gastos previstos.

En una conferencia en el foro Tribuna de Girona este jueves, se ha negado a realizar este recorte "brutal" de 3.300 millones tras haber reducido ya un 20,3% el gasto desde 2010.

Ha asegurado que la Generalitat no puede reducir más sus gastos porque significaría un deterioro "seguro y severo" de los servicios públicos catalanes, y ha criticado que las autonomías reciben cada vez menos recursos del Estado, mientras el Gobierno central aumenta ingresos por la recuperación económica, lo que ha calificado de asfixia hacia los ejecutivos autonómicos.

Mas-Colell ha insistido en pedir un aumento del objetivo de déficit (ahora del 0,7% del PIB para 2015, lo que equivale a 1.400 millones) y más transferencias de los impuestos que pagan los catalanes, y ha expuesto una lista de siete exigencias al Estado.

RECLAMACIONES

Entre ellas figura compartir los rendimientos de los aumentos del IVA desde 2009, aumentar el porcentaje de los anticipos del sistema de financiación respecto a las estimaciones (actualmente del 98%), y reimplantar los anticipos del fondo de competitividad.

El conseller también ha instado a que el Estado pague la deuda histórica de la disposición adicional tercera del Estatut (2.456 millones) y a que compense a la Generalitat por el impuesto de depósitos bancarios.

También ha pedido establecer una compensación global por los impuestos que la Generalitat paga al Estado; por ejemplo, haciendo que las transferencias sean en términos netos.

Asimismo, ha reclamado una compensación por las exenciones impositivas a transacciones derivadas de las operaciones de la Sareb, que estima en unos 850 millones de euros.

Paga extra

Mas-Colell ha pedido incrementar el gasto "al menos para poder restablecer la paga extra" a los trabajadores públicos, y ha señalado que la Generalitat ya no podrá repetir los ingresos extraordinarios de los últimos años por la venta de activos e implantación de concesiones.

Con la recuperación de la paga extra perdida desde hace tres años, la Generalitat prevé para 2015 un gasto no financiero y no finalista —incluyendo intereses— de 23.000 millones, mientras que los ingresos serán de 19.700.

Y es que el Govern prevé que los ingresos por transferencias estatales sean inferiores a los de 2013 en 400 millones (con un total de 15.381 millones), y que la recaudación directa del Govern sea de unos 2.500 millones, en línea con 2013.

Respecto al límite de déficit, ha hecho hincapié en que si se interpretase en términos de déficit primario —sin contar el pago de intereses— y se repartiese de forma equilibrada y de acuerdo a la Ley de estabilidad de 2011, podría ser del 1,6% en 2015, en vez del 0,7%.

Consulta aquí más noticias de Girona.