Una oleada de coches bomba deja en Bagdad 200 muertos

«La anarquía prevalece en Irak», según el Pentágono. La jornada más sangrienta desde el inicio del plan de seguridad.
Uno de los heridos de los seis atentados de ayer. (Reuters).
Uno de los heridos de los seis atentados de ayer. (Reuters).
Jornadas como las de ayer en Irak dejan muy claro que el plan de seguridad puesto en marcha el 14 de febrero por el Gobierno iraquí, con el apoyo de EE UU, no está dando sus frutos. A pesar de que 85.000 policías y militares vigilan Bagdad, la insurgencia hizo que ayer la capital viviera el día más sangriento desde el inicio de este plan.Seis coches bomba dejaron cerca de 200 muertos y  otros 200 heridos más en varias zonas de Bagdad.

El más grave se produjo cerca de un mercado en el céntrico barrio de Sadriya. El balance, más de 110 muertos y 100 heridos. Las escenas eran dantescas, con decenas de cuerpos carbonizados y muchos vehículos y comercios destrozados.

Otro coche explotó en la plaza Mudhafa, en el barrio chií de Ciudad Sadr, feudo de los seguidores del clérigo radical Muqtada al Sadr. Aquí hubo más de 20 muertos y 51 heridos. En estos dos meses que lleva en vigor el plan de seguridad en Bagdad, la violencia se ha cobrado 667 muertos y más de 1.200 heridos.

El secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates, reconoció ayer que «la anarquía prevalece en Irak».

Marruecos busca más terroristas

El Gobierno marroquí aseguró ayer que el país está en estado de «vigilancia» tras los atentados frustrados de la semana pasada en Casablanca. El Ejecutivo admitió que «el terrorismo puede volver a golpear en cualquier momento». Las medidas de seguridad se han reforzado en los consulados, los hoteles y los lugares de culto. Aunque Marruecos ha dado por desarticulada la célula que atentó la semana pasada, afirma que aún hay más grupos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento