El conocido como violador del estilete, Félix Vidal Anido, se sentará de nuevo este jueves, día 25, en el banquillo acusado de detención ilegal, por intentar asaltar a una mujer en su domicilio tras abandonar la cárcel después de la anulación de la denominada doctrina Parot.

El juicio está fijado para las 10,30 horas de este jueves en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento mercantil, por los que la Fiscalía pide nueve años de prisión.

En esta ocasión se juzga a Vidal Anido por intentar acceder a la vivienda de una mujer en la calle Eirín de Lugo el 9 de abril de 2014 —tras salir de prisión después de la anulación de la doctrina Parot— y de ponerle un objeto en la sien para impedir que se moviese y de taparle la boca para que no gritase.

El acusado huyó del lugar al acudir en su ayuda el hijo de la víctima, que se encontraba en el interior del domicilio. Según el escrito de calificación de la Fiscalía, "consciente de sus actos y con el fin de procurar no ser descubierto, procedió a simular la perforación de un billete de autobús que salía de Lugo a las 13,15 horas".

El procesado presentó dicho billete en el momento de ser interrogado, pero el informe pericial evidenció que las perforaciones no habían sido efectuadas por la empresa. El acusado, condenado anteriormente por varias violaciones, está actualmente de nuevo en prisión por estos hechos.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, Félix Vidal Anido sobre las 14,15 horas del 9 de abril de este año, tras observar a una mujer, "la siguió hasta el portal de su inmueble" en Lugo y accedió al mismo tiempo que ella, "simulando dirigirse al cuarto piso" mientras la víctima se quedaba en la tercera planta.

Introdujo el pie en la puerta

Una vez que la mujer abrió la puerta de su domicilio, "el acusado volvió sobre sus paso e introdujo el pie en la puerta para evitar que la cerrase, agarrando a la mujer mientras le colocaba un objeto en la sien, impidiendo que se moviese, privándole de libertad deambulatoria".

Ante ello, según el relato del fiscal, la mujer "intentó gritar", pero el acusado procedió "a taparle la boca, impidiendo así que alertase de su presencia a terceros, al tiempo que la mantenía inmovilizada".

En ese momento, el hijo de la mujer, que estaba en el interior del domicilio, acudió en su ayuda, hecho que motivó la huida del acusado, quien "consciente de la trascendencia de sus actos y con el fin de procurar no ser descubierto, procedió a similar la perforación de un billete de autobús de la empresa Arriva que salía de Lugo a las 13,15 horas".

El fiscal señala en su escrito que la perforación "es comprobante del uso del billete y, por lo mismo, es efectuada con perforadoras de la empresa", por lo que señala que el acusado "alteró un elemento esencial de dicho título".

"El acusado presentó dicho billete en el momento de ser interrogado por los hechos, habiendo evidenciado el informe pericial que las perforaciones no habían sido efectuadas por las máquinas perforadoras de la empresa Arriva.

ALEJAMIENTO

Por ello, la Fiscalía considera que los citados hechos de los que está acusado Vidal Anido, que está privado de nuevo de libertad desde el 11 de abril de 2014, son constitutivos de un delito de detención ilegal y, de manera alternativa de un delito de coacciones; así como un delito de falsedad en documento mercantil.

Por el delito de detención ilegal considera el fiscal que procede imponer una pena de seis años de prisión, así como la prohibición de acercarse a la mujer a menos de 2.000 metros de la víctima, su domicilio y lugar de trabajo durante diez años.

Vidal Anido, de 50 años de edad, había salido el pasado mes de diciembre de la cárcel de Villabona, en Asturias, tras la anulación de la conocida como doctrina Parot. Fue condenado a 70 años de prisión por varias violaciones, dos de ellas, cometidas en Lugo en el año 1987, muy violentas y cumplió condena durante casi 30 años.

Consulta aquí más noticias de Lugo.