Manifestación contra las prospecciones petrolíferas en Canarias
Manifestación contra las prospecciones petrolíferas en Canarias. EFE

Dos activistas canarios han sido desalojados por la Marina de Portugal después de "ocupar" las Islas Salvajes, pertenecientes al archipiélago portugués de Madeira, donde desplegaron una bandera de su formación política en un acto de carácter reivindicativo.

Según un portavoz de la Armada portuguesa, los dos activistas están siendo trasladados por una patrulla hasta el puerto de Funchal, la capital madeirense, donde se iniciará un procedimiento legal contra ellos.

De acuerdo con estas mismas fuentes, los dos llegaron a las Islas Salvajes el pasado lunes 22 de septiembre junto con otras dos personas más, para lo que contaban con una autorización temporal. Sin embargo, dos de ellos decidieron permanecer en tierra pese a no contar con permiso para ello y no regresaron junto a sus compañeros en la misma embarcación en la que habían llegado, y que partió ese mismo día.

Fuentes de la Armada portuguesa han precisado que los dos españoles no han sido detenidos, pero que se les multará El martes la Marina portuguesa decidió enviar una patrulla para controlar la situación. Una vez en la zona, transmitieron a los activistas la obligación de abandonar la isla, a lo que éstos respondieron que no disponían de medios para hacerlo, de acuerdo con estas mismas fuentes.

Por este motivo, Portugal decidió trasladar en esta misma patrulla a los dos hasta Funchal. Los activistas, pertenecientes al partido "Alternativa Nacionalista Canaria", desplegaron una pancarta con la frase: "Las aguas canarias no son españolas ni portuguesas. No a la extracción de petróleo", según divulgaron a través de las redes sociales.

La protesta está relacionada con las prospecciones petrolíferas que realizará en Canarias la empresa española Repsol, y que han suscitado polémica.

Fuentes de la Armada portuguesa precisaron que los dos españoles no fueron detenidos, que en ningún momento mostraron un comportamiento violento y que el incumplimiento de la normativa vigente para visitar las Islas Salvajes lleva aparejada una sanción económica a la que deberán hacer frente.

Las Islas Salvajes constituyen una reserva natural por su elevado valor ecológico desde 1971, con una superficie de 9.445 hectáreas, organizada en tres islas y doce islotes. Se encuentran en el Océano Atlántico, a 80 millas al norte del archipiélago canario y a 162 al sur de Madeira, y el año pasado recibieron la visita oficial del jefe de Estado luso, Aníbal Cavaco Silva.