La mayoría de los vertidos a la ría son aguas fecales

Los principales focos urbanos están en el Lagares, el aliviadero de la calle Coruña, el de Guixar y el de Chapela. La contaminación se duplicó en un año.
La desembocadura del río Lagares, situada a 300 metros de la playa de Samil, continúa siendo objeto de críticas. (M. Vila)
La desembocadura del río Lagares, situada a 300 metros de la playa de Samil, continúa siendo objeto de críticas. (M. Vila)
La contaminación en la ría de Vigo continúa siendo algo tristemente frecuente. De hecho, el pasado año se duplicó el número de vertidos en las aguas viguesas, pasando de tener uno cada seis días, a sufrir dos a la semana.La mayor fuente de contaminación se encuentra en la red de saneamiento municipal. Mientras que los principales focos de vertidos urbanos son el Lagares, el aliviadero de la calle Coruña, el de Guixar y el de la zona Chapela. Al menos así se indica en un estudio de incidencias medioambientales en la ría de Vigo elaborado por la Autoridad Portuaria y al que ha tenido acceso 20 minutos.

Al detalle

Según los datos extraídos de ese informe, durante el 2006 se detectaron un total de 112 vertidos a la ría. En relación a la procedencia de estos deshechos contaminantes, tan sólo en uno de cada tres casos no se logró esclarecer su origen. Lo que sí han constatado es que una cuarta parte de la contaminación de la ría proviene de sentinazos (vertidos procedentes de embarcaciones).

Las consecuencias de los vertidos se están dejando notar estos días de manera especial en el área de Vigo. La aparición de coliformes procedentes de las aguas fecales ha obligado a la Xunta a incluir el tema en el Consello de hoy, donde estudiarán medidas urgentes a medio y largo plazo para corregir la situación de las aguas que se dedican a bancos marisqueros.

La Unión Europea endureció este mes las sanciones contra los responsables de la contaminación marítima y vertidos ilegales en el mar.

Otros vertidos

Los aliviaderos de la red de saneamiento de la ciudad no son los únicos causantes de la contaminación que padece la ría de Vigo. Según su procedencia, los vertidos pueden ser operacionales, de accidentes de buque, de reparación o de limpieza de bodegas.

Operacionales. Combustibles y aceites

Mayor control. Los volúmenes de estos vertidos se redujeron de forma considerable, debido al mayor control de las operaciones y a la edición de las guías de las buenas prácticas para suministros en el Puerto.

Accidentes de buque. Fisuras en el casco, roturas...

Tres en un año. Durante el 2006 se registraron tres accidentes de este tipo. En todos los casos se activó el Plan de Contingencias de la Autoridad Portuaria y se procedió a la recogida del vertido de forma inmediata y satisfactoria.

Reparación. Vertidos de sentinas

Ligero aumento. El pasado año se incrementó el número de detecciones de estos vertidos. La mayoría de ellos fueron de pequeña magnitud, no superando los 50 litros de media. Averiguar quién ha sido el infractor suele ser una tarea difícil.

Limpieza bodegas. Pesqueros

Poca contaminación. En este tipo de vertidos el nivel de contaminación es muy bajo. En su mayoría suele ser restos de óxido, tierra y materia orgánica procedentes de las bodegas de pesqueros que faenan o atracan en la zona.

La molesta desembocadura

La desembocadura del río Lagares, situada a 300 metros de la playa de Samil, continúa siendo objeto de críticas. Los vecinos de la zona se quejan de los malos olores, la aparición de ratas y vertidos varios en el lugar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento