La retirada de la ley del aborto: Gobierno y PP negaron la mayor hasta el último momento

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón (i), conversa con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (d), en el pleno del Congreso de los Diputados.
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón (i), conversa con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (d), en el pleno del Congreso de los Diputados.
EFE

20 de diciembre de 2013. Esa es la fecha en la que el Gobierno aprobó en Consejo de Ministros el anteproyecto de ley de protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada, proyecto estrella del hasta este martes ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón.

A partir de esa fecha, numerosas voces ciudadanas, de organizaciones políticas y sociales salieron a la calle para pedir su retirada, algo que desde el Gobierno y el PP negaron en infinidad de ocasiones que fuera a pasar. La última tuvo lugar horas antes de que el propio Rajoy confirmara la retirada de esta polémica ley ante la falta de consenso.

Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, confiaba este mismo martes en que la reforma de Gallardón saliera adelante: "Sería profundamente injusto que los ministros que hemos apoyado el anteproyecto de ley en el Consejo de Ministros ahora le diéramos la espalda a Gallardón", señalaba.

Una última semana negando la mayor

Desde la semana pasada, eran continuos los rumores que había en torno a la posibilidad de que el Ejecutivo fuera a dejar en un cajón esa reforma. Sin embargo, desde el Gobierno el mensaje seguía siendo de negar la mayor e insistir en que la norma seguía su curso. Entre las voces que salieron a la palestra se encuentra la de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que daba a entender el pasado viernes que el proyecto seguía adelante.

También desde el Ministerio de Justicia aseguraban la pasada semana que no les constaba que el proyecto se hubiera paralizado. Sin embargo, este martes, fuentes ministeriales explicaban que estaban al tanto del anuncio hecho por Rajoy y que se había elegido este día porque el presidente viajaba a última a China.

El propio Gallardón también habló la semana pasada en el Congreso, defendiendo por enésima vez la norma, sin desvelar más detalles: "Es muy difícil saber dónde estaremos cada uno de nosotros, hoy, mañana, dentro de un año, pero le aseguro una cosa: no sé dónde nos vamos a encontrar pero le aseguro que allí donde nos encontremos usted y yo a mí me encontrará defendiendo las libertades de las mujeres y defendiendo el derecho a la vida de los concebidos", indicó el ministro ante una pregunta del PSOE.

Defensa acérrima desde su aprobación

Días después de ser aprobado su anteproyecto, Gallardón hablaba en varias entrevistas defendiendo la norma —"no he hecho nada nunca más importante en política que la presentación de este este proyecto", llegó a decir— y aventurándose a decir que no sufriría modificaciones esenciales en su tramitación en el Congreso.

El pasado enero, Soraya Sáenz de Santamaría buscaba dar una imagen de unidad del Ejecutivo en torno a la reforma: "Los miembros de este Gobierno tenemos el apoyo del presidente y nuestro apoyo solidario a las iniciativas que presentamos". El ministro de Justicia, por su parte, siguió defendiéndolo a capa y espada: "Ni un insulto o grito me hará abdicar de garantizar el derecho del no nacido", dijo a principios de febrero.

Gallardón siguió enrocado en la defensa de su proyecto estrella y diciendo, refiréndose a los derechos de la mujer, que "ningún derecho es absoluto". Y no sólo Gallardón. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también salió en defensa de la norma en una entrevista y recordaba que este proyecto figuraba en el programa electoral del PP, aunque mostraba su disposición a intentar buscar un acuerdo sobre el mismo.

Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, seguía en mayo la misma línea de Rajoy al defender que este proyecto respondía al compromiso electoral, al tiempo que negaba "grietas" internas por la reforma. Gallardón insistía en el Senado: "Por primera vez en la Historia de España ninguna mujer en ningún supuesto nunca tendrá una pena privativa de la libertad ni económica ni de ninguna otra manera y eso lo ha introducido un Gobierno del PP", reiteraba.

En junio, el Ministerio de Sanidad, con Ana Mato a la cabeza, aprobaba el informe jurídico sobre la ley del aborto. Mato respaldó entonces este anteproyecto, diciendo que mejoraba el marco legal que regula la objeción de conciencia y se mejoraba "todo lo relacionado con la información clínica y de anticonceptivos".

Sin embargo, un mes más tarde, en julio, llegó el anuncio de que la aprobación de la ley se retrasaba hasta la vuelta del verano: "Yo creo que estoy en condiciones de decirles que el proyecto se aprobará antes de que termine el verano, pero el verano termina en septiembre". Finalmente, su aprobación tampoco llegó en septiembre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento