China ha fabricado por primera vez nieve artificial en el Tibet, según recoge la agencia oficial de noticias Xinhua, meses después de que los expertos alertaran del derretimiento de glaciares y la sequía en el Himilaya.

Las precipitaciones artificiales pueden ayudar a aliviar la sequía en la pradera del norte del Tibet

La estación meteorológica del Tibet ha llevado a cabo "una exitosa operación de nevada artificial" la pasada semana en el norte del Tibet, a unos 4.500 metros sobre el nivel de mar, según la agencia china de noticias.

"La primera nevada artificial prueba que es posible cambiar el clima a través del esfuerzo humano en la meseta más alta del mundo", declaró Yu Zhongshui, un ingeniero del la estación meteorológica.

El ingeniero agregó que "las precipitaciones artificiales pueden ayudar a aliviar la sequía en la pradera del norte del Tibet"

Científicos chinos han alertado que el aumento de las temperaturas en la meseta de Qinghai-Tibet puede derretir los glaciares, secar los mayores ríos chinos y provocar sequías, tormentas de arena y desertificación.