Incautación
Material incautado por la Policía POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro personas como presuntas autoras de un delito contra la salud pública y han procedido al cierre de un local que servía como punto de venta y distribución de hachís y cannabis en el distrito de Villa de Vallecas.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, simulaban ser un club de fumadores y sus socios debían pagar una cuota para acceder, aunque carecían de los permisos legales. El local se encontraba próximo a varios colegios de la zona y en su interior se incautaron casi tres kilogramos de sustancia estupefaciente en botes de cristal y dosis individuales.

Uno de los detenidos tenía alquilado el establecimiento y bajo la apariencia de ser un club de fumadores, llevaba a cabo la venta, suministro y consumo de sustancias estupefacientes en su interior. Los otros tres detenidos, dos de ellos padre e hijo, eran los encargados de distribuir las drogas entre los jóvenes que acudían al lugar y de dispensar bebidas alcohólicas.

Padre e hijo eran los encargados de distribuir la droga entre los jóvenesEl local se hallaba situado en el barrio de Santa Eugenia, próximo a varios colegios de la zona y contaba con gran popularidad entre los jóvenes del barrio, debido a la facilidad con la que podían acceder a su interior para adquirir y consumir estas sustancias.

Amparados falsamente en la figura de ser un club de fumadores, realizaban el trámite de exigir a sus clientes que realizasen una inscripción en el mismo junto con el pago de una cuota fija de 10 euros mensuales, 20 trimestrales o 50 euros anuales, además de ofrecer una amplia variedad de marihuana y hachís.

Asimismo, para asegurarse que los clientes permaneciesen horas en su interior y consumiesen, dispensaban comidas y bebidas, y disponían de videojuegos, consolas o mesas de ping-pong para su entretenimiento.

20 personas en el momento del registro del local

Una vez llevadas a cabo diferentes pesquisas, los agentes procedieron a la entrada y registro del local el pasado 16 de septiembre. En su interior se encontraban de 20 personas, muchas de ellas consumiendo estas sustancias, y uno de los responsables fue sorprendido mientras dispensaba una dosis de estupefaciente a uno de los clientes.

Finalmente los investigadores localizaron más de tres kilogramos de ambas sustancias repartidas en botes de cristal, recipientes de plásticos y dosis individuales, básculas de precisión, y unos 2.000 euros en una caja de caudales que se presupone procedente de la venta de estas drogas.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Comisaría de distrito de Villa de Vallecas, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Consulta aquí más noticias de Madrid.