Kate Moss
Kate Moss (© Korpa). © Korpa

Dice el refrán que el que juega con fuego se acaba quemando, algo parecido a lo que le sucedió a Kate Moss, que no tuvo reparos en participar en una "guerra de cubitos de hielo" durante una fiesta sin pensar que donde las dan las toman y que para participar en este tipo de juegos hay que saber encajar los golpes con deportividad.

La modelo lo estaba pasando muy bien durante la fiesta de cumpleaños de su amigo Fran Cutler en un club londinense cuando los hielos empezaron a volar por la sala donde se encontraba Moss, quién no dudo en enfrascarse en la batalla.

Según un espectador "la modelo se estaba divirtiendo mucho hasta que un pedazo de hielo lanzado por un miembro del grupo Kasabian le golpeó fuerte en la frente, en ese momento su sentido del humor se torno hacia la furia y se fue de la fiesta".

No fue una buena noche para Kate Moss, unas horas antes de que aconteciese el incidente del hielo, cuando llegaron al local, su novio, Pete Doherty, tuvo que esperar toda la cola que había en la entrada del local por insultar al portero.