El Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) abrió hoy de oficio una información previa para esclarecer lo sucedido en relación con el embargo de las "herriko tabernas" vinculadas a la ilegalizada Batasuna.

Según informaron fuentes del Poder Judicial, este es un paso previo para determinar la veracidad de las noticias publicadas hoy por varios medios de comunicación que señalan que el Tribunal Supremo ha descubierto que la formación abertzale ha recuperado 48 "herriko tabernas" clausuradas desde 2002 debido a que la Audiencia Nacional no renovó la orden de embargo preventivo.

Esa orden, según las informaciones publicadas, debía haber sido renovada el pasado mes de abril por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, entonces ocupado por el magistrado Fernando Grande-Marlaska ya que su titular, Baltasar Garzón, se encontraba en Estados Unidos con una licencia de estudios.

Si el Servicio de Inspección concluye que hay irregularidades remitiría el asunto a la Comisión Disciplinaria del CGPJ.

Si el Servicio de Inspección concluyera que de los hechos se desprende alguna irregularidad en la actuación del juez remitiría el asunto a la Comisión Disciplinaria del CGPJ.

Garzón actuó el viernes

Según informó hoy El País, el juez Baltasar Garzón ratificó de oficio el pasado viernes por medio de una resolución los embargos dictados en 2003 contra las herriko tabernas, según confirmaron fuentes de la Audiencia Nacional.

Esto entraría en contradicción con lo dicho por El Mundo y por el presidente de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, Joaquín Samper, quien aseguró ayer que los embargos de algunas herriko tabernas habían caducado al no pedir el juzgado la prórroga correspondiente.

El primero de los dos diarios asegura también que aunque se produzca el vencimiento automático eso no implica que los bienes dejen de estar intervenidos y que nadie ha intentado disponer de ninguno de los bienes embargados.