Estatua a Huangdi y Yandi
China ha decidido dedicar la mayor estatua del país a Huangdi y Yandi, dos reyes legendarios (Antonio Broto / EFE). Antonio Broto / Efe

China, amante de las grandes obras públicas con fines propagandísticos y nacionalistas, inauguró el miércoles una estatua de 103 metros -la segunda más alta del mundo- que se aleja de la simbología comunista y está dedicada a dos emperadores, como símbolo del giro de Pekín hacia sus viejas tradiciones.

China ha decidido dedicar la mayor estatua del país a Huangdi -el Emperador Amarillo- y Yandi, dos reyes legendarios a los que los chinos consideran padres de su civilización.

China está buscando sus raíces en el proceso hacia la modernización

Una espectacular ceremonia a orillas del río Amarillo, que contó con dragones voladores manipulados por control remoto, ofrendas florales y fuegos artificiales, sirvió para recibir a la nueva estatua, con la que la cercana ciudad de Zhengzhou espera atraer el turismo.

Los chinos, siempre dispuestos al más difícil todavía en este tipo de acontecimientos propagandísticos, sorprendieron con una original puesta en escena: la estatua y todos los alrededores fueron cubiertos con niebla artificial, y llegado el momento, ésta se disolvió por arte de magia, presentando al mundo la gran obra.

Se trata de un doble busto de cemento reforzado, cubierto con sillares de piedra blanca, en la que sobresalen las caras angulosas y esquemáticas de los emperadores Yandi y Huangdi, en realidad caciques de tribus prehistóricas que fueron deificados por dinastías posteriores como forma de insuflar orgullo nacional.

Hablando en números

  • Veinte años y 23 millones de dólares (17 millones de euros) ha costado la obra.
  • Supera en ocho metros a la neoyorquina Estatua de la Libertad y en 18 a la Madre Rusia de Volgogrado.

Se quiere promover un desarrollo de la cultura, la sociedad y la economía locales

"Todas estas nuevas imágenes marcan el regreso de la cultura tradicional. Con ello además se quiere promover un desarrollo de la cultura, la sociedad y la economía locales", señaló al respecto Xia Xueluan, sociólogo de la Universidad de Pekín.

"China está buscando sus raíces en el proceso hacia la modernización, y promover una recuperación de la nacionalidad china", destacó el experto, en declaraciones a Efe.

Las mayores estatuas del planeta:

Monumentos

  • Ushiku Amida Buda (Ushiku Arcadia, Japón) : con 120 metros de altura, es considerada la estatua más alta del mundo. Para hacerse una idea de su tamaño: los dedos de la mano miden más de siete metros cada uno.
  • Estatua de Pedro el Grande (Moscú, Rusia): 96 metros de altura, a orillas del río Moskva. Su autor es el polémico escultor ruso-georgiano Zurab Tsereteli, famoso por su empeño en regalar algunos de sus faraónicos proyectos a diversas ciudades.
  • Estatua de la Libertad (Nueva York, EEUU): se alza a 93 metros de altura, aunque si se descuenta el pedestal, que es más alto que la figura en sí, serían sólo 46. Fue un regalo de Francia a EEUU en 1886, para conmemorar el centenario de la independencia estadounidense.
  • Madre Rusia (Volgogrado, Rusia): 82 metros de altura, erigida en cemento reforzado, con excepción de la espada que porta la mujer que simboliza a la patria rusa, y que es de acero inoxidable. Obra de Eugeny Vuchetich construida para conmemorar la batalla de Stalingrado.
  • Buda de Leshan (Leshan, China): en el centro de China se encuentra este gran Buda sentado de 71 metros de altura, construido en los siglos VIII y IX y visitado cada año por decenas de miles de turistas chinos que se hacen fotos sentados en una uña del pulgar de sus pies.
  • Coloso de Rodas (isla de Rodas, Grecia): la estatua, destruida por un terremoto en el año 226 AC , medía unos 25-30 metros y estaba considerada como una de las siete maravillas del mundo antiguo (de las que sólo una, las pirámides de Egipto, queda en pie).
  • Cristo Redentor (Río de Janeiro, Brasil): bastante más bajo (30 metros) que las estatuas nombradas, aunque dispone de un espectacular "pedestal" natural, el monte Corcovado, de 709 metros. Como la Estatua de la Libertad , se trata de una escultura americana que se creó en Francia, en esta ocasión por el artista polaco Paul Landowski, que la completó en 1931.