Iñaki Urdangarín tiene acostumbrada a la prensa a protagonizar imágenes en las que juega con los niños como uno más.

En esta ocasión el Duque de Palma estuvo disfrutando con los juegos de sus hijos y sus sobrinos, faltando únicamente las dos pequeñas de la familia: la infanta Leonor, que se quedó con los Príncipes de Asturias en Madrid, debido al avanzado estado de gestación de doña letizia; e Irene, que más tarde se sumó a los niños mayores de manos de su madre, la infanta Cristina, quien se vio obligada a acompañar a su hija para que jugara con sus hermanos y primos.

Los Duques de Palma se divirtieron con los niños, entre ellos se encontraba también Froilán, el mayor de los primos.