El Departamento de Interior del Gobierno vasco ha establecido medidas de seguridad personales para los agentes de la Ertzaintza después de analizar la información obtenida a raíz de la desarticulación del 'comando Donosti'.

Con la cámara oculta en un piso de San Sebastián ETA filmó a un centenar de agentes
La Consejería dirigida por Javier Balza anunció la adopción de estas medidas al referirse a la información
publicada en El Correo en la que se asegura que este comando filmó a cien ertzainas con una cámara instalada ante una comisaría de San Sebastián.

La noticia afirma que ETA alquiló un piso frente a la base de Ondarreta desde el que grababa a los ertzainas.

Interior señaló esta mañana en un comunicado que "la información sobre riesgos personales obtenida a raíz de la desarticulación del 'comando Donosti' ya ha sido analizada por el Departamento y puesta en conocimiento de todos y cada uno de los agentes afectados, estableciéndose en cada caso las medidas de seguridad personales necesarias".

El Departamento, que elude "entrar en detalles" sobre el contenido de la información "sobre la vigilancia mantenida por miembros de ETA sobre una dependencia de la Ertzaintza en Donostia y sobre agentes de este cuerpo policial", afirma que, tanto la Consejería como "todos y cada uno de los agentes de la Ertzaintza son plenamente conscientes de ser, desde hace muchos años, uno de los objetivos preferentes de la organización terrorista".

"Por ello, periódicamente se recuerda a los ertzainas la necesidad de mantener y extremar las medidas de autoprotección, medidas que complementan en el ámbito personal las ya dispuestas con carácter general para todas las actividades profesionales, acordadas en su momento entre Departamento y ertzainas", recuerda.