La regulación del uso de armas irrumpe en la campaña electoral norteamericana

  • La masacre de Virginia obliga a los líderes de los dos principales partidos de EEUU a opinar sobre el uso de armas.
  • Gore pudo perder las elecciones en 2000 por apoyar su regularización.
  • En el Partido Republicano mantienen su apoyo a la ley vigente.
  • Un permiso de armas y el control de sus ventas, posibles soluciones.
Bandera de EEUU a media asta en la Universidad de Virginia
Bandera de EEUU a media asta en la Universidad de Virginia
MARK THEILER / EFE

La tragedia de Virginia, una más de la larga lista, ha puesto sobre la mesa un espinoso tema de debate: la regulación del uso de armas en Estados Unidos, uno de los pilares fundamentales de su legislación.

En el seno del Partido Demócrata son conscientes de que plantear abiertamente este asunto pudo costarle las elecciones del año 2000 a Al Gore, ya que perdió gran parte de sus apoyos en las zonas rurales del país, tradicionalmente favorables al uso de armas.

Examen de conciencia en el Partido Demócrata

La senadora Hillary Clinton apoyó en el año 2000 medidas de control para frenar la violencia en Nueva York; dichas medidas contemplaban la aplicación de licencias de armas con identificación fotográfica del titular, que no existen actualmente, así como un registro de las ventas de armas en el país.Barack Obama mantuvo postulados similares en los años noventa como abogado del Estado, apoyando el bloqueo de las armas de tipo semiautomático y un control más restrictivo del resto de armas.

Incluso John Edwards mantuvo la línea general de sus compañeros demócratas en el Senado a pesar de sus posiciones cercanas a quienes defienden el derecho a poseer armas y las informaciones relativas a los escarceos de sus hijos en cacerías.

El debate en el Partido Republicano

En el Partido Republicano , tradicionalmente favorable al uso de armas en los términos que reza la Constitución norteamericana, también se vive un debate silencioso: sus raíces liberales han dado voz a algunas sensibilidades divergentes dentro de la formación.

Esta tragedia obviamente no altera la Segunda Enmienda
No obstante, sus primeras espadas en la carrera por optar a la Casa Blanca, se han manifestado de una forma muy firme de cara a dejar las cosas tal y como están; Rudy Guiliani, el alcalde del 11-S, para quien la tragedia "obviamente no altera la Segunda Enmienda", ya que en su opinión, "la gente tiene el derecho de tener y llevar armas, y la Constitución dice que este derecho no será vulnerado".

En esta misma línea se manifestó el senador por Arizona John McCain, que manifestó que lo sucedido en Virginia no alteraba su apoyo a los derechos constitucionales sobre el uso de armas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento