A pesar de que para el día de ayer no había ninguna huelga sanitaria convocada, en el Hospital Xeral se cancelaron varias operaciones; cuatro de ellas urgentes, ya que se trataba de intervenciones a pacientes que sufren cáncer.

Desde el Servicio Galego de Saúde (Sergas) aseguran que «los pacientes oncológicos son los únicos enfermos que no esperan», pero ayer se le dio el alta al menos a cuatro mujeres con cáncer de mama sin haber podido pasar por quirófano. La única explicación facilitada por parte de los responsables del hospital es que «todos los días se reprograman intervenciones por distintos motivos, que bien pueden ser médicos o técnicos».

En el alta de una de las afectadas, a la que tampoco le realizaron una prueba prevista en el Hospital del Meixoeiro y que lleva dos meses esperando por esta intervención quirúrgica, se indica como motivo de la suspensión la falta de anestesistas. «Llegué a ver a mi madre al mediodía y me la encuentro vestida porque le acaban de dar el alta que, por supuesto, se negó a firmar. Esto es vergonzoso, puesto que no la van a operar de amígdalas, sino que tiene un cáncer y eso no debería esperar», explica María José, hija de una de las pacientes que no pudo ser intervenida, pero que ha decidido permanecer en el hospital vigués, a diferencia de su compañera de habitación.

La indignación de los afectados se agravó todavía más cuando acudieron al servicio de atención al paciente del Xeral y comprobaron que estaba cerrado, ya que funciona sólo de 9.00 a 14.00 horas. «En la dirección del centro tampoco hay nadie que nos pueda atender y en los teléfonos que tenemos del Servicio Provincial no contestan», asegura María José.

Por su parte, en el Sergas piden «tranquilidad» y aseguran que «a estos pacientes se les llamará pronto para intervenirlos de manera inmediata».

Cierre de camas

Las vacaciones estivales del personal sanitario volverán a provocar el cierre de camas en los hospitales vigueses. Los vecinos pidieron ayer al Secretario Xeral del Sergas, Cayetano Rodríguez, que se gestionen de otra manera los descansos «para mitigar la mala situación que se vive en verano». A lo que, el representante del Servicio Galego de Saúde manifestó que «se está trabajando para minimizar el número de camas cerradas».