Donde las ovejas se usan de cortacésped
Los vecinos de la zona tienen animales y cultivan huertos. (M. Vila)
En pleno centro de Vigo, paralelo a la Gran Vía, está el barrio de La Salgueira, un microcosmos rural donde conviven caballos, ovejas, gallinas y los vecinos cultivan pequeños huertos. Es la otra cara de la ciudad más grande e industrial de Galicia, un lugar diferente y natural.

Ayer, 20 minutos se dio un paseo por el Camiño de Rioboo, donde encontró a uno de sus vecinos trasladando a un carnero hasta el jardín de su casa, donde dos ovejas lo esperaban impacientes. «Las compré hace cuatro años porque la finca se me hacía muy grande y había que rozarla a menudo. Así, sólo paso el cortacésped en la entrada de casa. También tengo gallinas», aseguró.

Un poco más adelante, una vecina acaba de soltar a las suyas por el huerto y nos indica que en fincas cercanas hay caballos sueltos. A pesar de estar a dos minutos de la Gran Vía, el único sonido que se escucha es el canto de los pájaros. Sorprende, porque es como estar en un pueblo.

La otra ‘Cow Parade’

Lo único que no encontramos en la zona y, que estos días sí que abunda en la ciudad, son vacas, porque para eso ya está la Cow Parade. Paralelo a este acontecimiento artístico ya han surgido diferentes iniciativas. Así nace Festa Panda Parade, organizada por el conocido animador Pandillei Pinchadiscos. La cita será este viernes en El monstruo de un solo ojo. Su lema: ni vacas... ni hostias.