«Hemos sido pacientes, responsables y conscientes de las dificultades, pero todo llega a un límite y ahora ha llegado el momento de dar soluciones», señaló el secretario general de CC OO en Andalucía, Francisco Carbonero. Según el líder sindical, esta solución inmediata pasa por mantener el pago de los salarios de los 400 trabajadores (sin cobrar desde febrero), exigir a Telefónica que pague las deudas pendientes con la fábrica y la búsqueda de inversores privados que den viabilidad al proyecto. Vitelcom está intervenida judicialmente por el riesgo de quiebra.