Así se desprende de un auto del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Valladolid, cuyo titular utilizó esta premisa para justificar el archivo de la denuncia que una vallisoletana presentó contra su marido por supuestos malos tratos psíquicos. «Sorprendente que una mujer con alto nivel de formación... soporte durante años los supuestos desprecios y humillaciones... sin poner remedio... y sin pedir ayuda externa», dice el auto.