El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apostó por que sirva para subsanar el olvido de las «dos regiones que conforman Castilla y León». Por su parte, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, defendió la gestión del río a la altura de otros «hechos singulares» que han recogido otras reformas estatutarias.