El Parlament
El Parlament catalán durante una sesión. EP

El Parlament ha aprobado con los votos de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y la CUP, y la oposición de PPC y Ciutadans, la Ley de Consultas populares no refrendarias, con la que el gobierno catalán pretende dar amparo legal al referendo soberanista del 9-N pese al rechazo del Estado.

El texto de la ley se votó en un pleno extraordinario y llegó con 95 enmiendas parciales al articulado -43 del PPC, 14 del PSC, 3 de ICV-EUiA, 33 de C's y 2 de la CUP-, y consta en su redactado inicial de 56 artículos y varias disposiciones.


Puntos principales

  • Ámbito competencial. Según esta ley, las consultas son instrumentos dirigidos a conocer la posición u opiniones de la ciudadanía en relación a "cualquier aspecto de la vida pública en el ámbito de Cataluña y el ámbito competencial de la Generalitat y los entes locales", y su resultado no tiene efectos vinculantes. CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP están convencidos de que esta ley puede ser el paraguas legal de la consulta de autodeterminación del 9N. Los socialistas catalanes, en cambio, creen que la norma no sirve para amparar el referendo, pero votarán a favor porque pretenden utilizarla para consultar a la ciudadanía sobre otras cuestiones.
  • Participación y censo. Pueden ser llamados a participar los mayores de 16 años que tengan la condición política de catalanes, incluidos los catalanes residentes en el extranjero, que deben solicitar previamente la inscripción en el registro creado con este propósito.También los que tengan nacionalidad de estados miembros de la UE y estén inscritos en el registro de población de Cataluña y acrediten un año de residencia continuada inmediatamente anterior a la convocatoria de la consulta, algo que se amplía a tres años de residencia legal continuada en personas de terceros estados.
  • Registro. La ley crea un registro de participación en consultas populares no refrendarias que hace las funciones de censo y que incluye a todas las personas que pueden ser llamadas a participar en una consulta. Este registro lo gestiona el Instituto de Estadística de Cataluña. El registro está integrado por los datos del Registro de Población de Cataluña y por los del registro de catalanes en el exterior, así como los datos de otros instrumentos registrales que acrediten la condición de persona legitimada, en función de las reglas específicas de la convocatoria.
  • La firma del decreto. La convocatoria de una consulta se debe celebrar entre 30 y 60 días antes de celebrarse, y es una competencia del presidente catalán que debe formalizarse mediante la firma de un decreto.  Este decreto tiene que incluir la pregunta, preguntas o propuestas sometidas a votación, así como las personas que pueden participar, el día o días para la votación presencial ordinaria y el periodo de votación anticipada en el caso de ser necesario, y las modalidades de votación. El decreto se debe publicar en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) y, una vez firmado, se tiene que abrir un periodo de difusión institucional, sin que en ningún caso se pueda influir sobre la participación o la orientación de las respuestas.
  • Decreto de convocatoria. Una vez el Parlament apruebe la ley, se publicará en el Boletín Oficial del Parlament y en el DOGC, aunque sólo la publicación en este último hace efectiva la entrada en vigor.  Dado que se puede publicar de forma electrónica justo tras la aprobación de la ley, técnicamente es posible que el president Artur Mas pudiera firmar el decreto de convocatoria a partir de esta misma noche.
  • Promotores. Los promotores de consultas pueden ser, entre otros, el presidente catalán o el Govern, el Parlament por mayoría simple, un 10 % de los ayuntamientos catalanes -cuya población ha de sumar en conjunto, como mínimo, medio millón de personas- consejos comarcales, diputaciones o consejos de veguerías -para lo que se requiere de mayoría absoluta- o por iniciativa ciudadana, con el apoyo mínimo de 20.000 personas.
  • Mesas y modalidades de votación. El órgano convocante tiene que publicar, en el Diario Oficial de la Generalitat, el número de locales y mesas, así como su ámbito territorial.  Cada una de las mesas de votación debe estar formada por un presidente y dos gestores, por sorteo público, aunque la participación no será obligatoria y no habrá compensación económica. La votación puede ser presencial ordinaria -el día fijado por la convocatoria- o anticipada -por correo o depósito-, o bien por medios electrónicos.
  • Consejo de garantías. El órgano consultivo del Govern, el Consejo de Garantías Estatutarias, validó por mayoría la constitucionalidad del dictamen de la ley, aunque lo hizo con el voto en contra de cuatro de sus nueve miembros. El órgano consideró que la articulación de procedimientos orientados a obtener la opinión de la ciudadanía "no colisiona" ni es incompatible con el concepto de soberanía reconocido en la Constitución, sino que "puede contribuir a reforzar destacados valores constitucionales".
Encuesta

¿Crees que el rechazo a la independencia de Escocia influirá en la posible consulta catalana?

Sí, frenará el impulso y los ánimos del independentismo catalán.

21,21 % (492 votos)

No, son procesos distintos y el movimiento secesionista catalán ha ganado fortaleza.

23,1 % (536 votos)

No influirá en la celebración de la consulta, pero sí en su resultado.

9,48 % (220 votos)
Da igual el resultado de Escocia. El Gobierno no negociará una consulta y el Constitucional no la autorizará.
46,21 % (1072 votos)