Galicia contará en los próximos años con 300 kilómetros más de autovías o corredores libres de peaje. Así lo ha prometido el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, quien cifró la inversión para este fin en 1.400 millones de euros.

Con estos viales, el gobierno autonómico pretende mejorar las conexiones con las grandes ciudades y las rías gallegas tal y como ocurre con la autovía del Barbanza, la del Salnés, la que une Vigo y Pontevedra, la que conecta Pontevedra y Vilagarcía o la autovía de la Costa da Morte.

Y es que el objetivo de la Xunta es conseguir que las vías rápidas pasen «a la historia», pues con el nuevo diseño de estas autovías se pretende elevar el nivel de seguridad para los conductores. Precisamente la peligrosidad de las vías rápidas provocó hace siete años que la plataforma Stop Accidentes iniciase una campaña en contra de estos viales. La  iniciativa partió de Galicia y tenía como lema No queremos vías rápidas, queremos vías seguras. Finalmente, en 2003 el Reglamento de Seguridad vial suprimió la denominación vía rápida.

Poco a poco

Finales de mayo: El mes que viene arrancarán las obras de conexión entre Carballo y Berdoias.

Final de año: A finales de 2007 se podrá abrir al tráfico el corredor Santiago-A Ramallosa.

En 2008: Es el plazo de conclusión del vial que une Santiago y Brión. Después se ampliará hacia Noia que, a su vez, estará unida a Outes, aunque para esta conexión aún no hay fecha.

Accidentes de tractores

Dos personas han fallecido este año en Lugo tras sufrir un accidente de tráfico con su tractor. Además, otras dos resultaron heridas graves, algo que para el jefe provincial de Tráfico, Julio González, son «datos preocupantes» que confirman la tendencia de 2006, con 21 accidentes, cinco fallecidos, cinco heridos graves y cuatro leves. Para romper esta racha, González ha asegurado que en el segundo semestre de 2007 comenzarán cursos de prevención para tractoristas.