La autopsia realizada al cuerpo de la joven polaca que fue hallada muerta en Arroyo de la Miel, en el municipio malagueño de Benalmádena, ha descartado que se trate de un caso de violencia de género, como se apuntó inicialmente.

La necropsia se llevó a cabo el martes por la mañana, según indicaron fuentes del Instituto de Medicina Legal de Málaga. Así, se rechaza que las marcas que el cuerpo presentaba en el cuello fueran la causa de la muerte.

Se rechaza que las marcas que el cuerpo presentaba en el cuello fueran la causa de la muerte.

Ahora se está a la espera de los resultados de diversas pruebas, así como de la inspección ocular que la Policía Nacional está realizando en el lugar de los hechos, según indicaron desde este Cuerpo.

Sobre las 07.00 horas, y mediante una llamada al 091 procedente del Servicio de Emergencias Sanitarias 061, se informó del hallazgo de un cadáver en un apartamento de la calle Luis Vives de Arroyo de la Miel. Tras acudir al lugar, funcionarios de la Brigada de Seguridad Ciudadana encontraron en el apartamento el cuerpo sin vida de Joanna Teresa W., de 26 años.

En el mismo estaba su marido, Kirill V., de 27 años y nacionalidad rusa, persona que, al parecer, efectuó la llamada al 061, señalaron desde la Comisaría Provincial de Málaga. En esos momentos, se arrestó al esposo de la víctima, que aún continúa detenido, al presumir que la muerte pudiera haber sido originada por violencia de género, un aspecto que fue descartado posteriormente.