La madre de la recién nacida hallada muerta el miércoles pasado en el interior de un armario de su domicilio del distrito de Usera, ha ingresado en la cárcel de Soto del Real tras declarar ante un juez de primera instancia de Madrid.

Su pareja sentimental y padre de la criatura ha quedado en libertad con cargos, con la obligación de comparecer en el juzgado
Su pareja sentimental y
padre de la criatura ha quedado en libertad con cargos, con la obligación de comparecer en el juzgado.

La autopsia practicada al cadáver ha determinado que la bebé presentaba un traumatismo craneoencefálico, si bien falta por saber los resultados de una prueba que aclarará si la criatura nació viva o no.

Envuelta en unos pantalones 

La mujer, de 22 años y el hombre de 23, ambos de nacionalidad boliviana y en situación irregular en España, fueron detenidos después de que la primera llamara al teléfono de emergencias 112 para pedir ayuda sanitaria porque sufría una fuerte hemorragia vaginal, según ella, como consecuencia de una caída que había tenido el día anterior en la bañera.

Los sanitarios del Summa hallaron a la mujer inestable. Fue trasladada al hospital Doce de Octubre, donde se le efectuó una ecografía que detectó restos de placenta y cordón umbilical en el útero.

Los sanitarios volvieron al domicilio de la mujer acompañados por la policía y allí encontraron a la bebé envuelta en unos pantalones, dentro de un armario del lavabo, y ya muerta.

Falta una prueba del forense 

El cadáver fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde le fue practicado la autopsia, que se encuentra a falta de un estudio histológico.

La mujer quedó bajo custodia policial ingresada en el hospital, mientras que su pareja fue conducida a dependencias policiales, donde quedó detenida.

El viernes pasado la mujer fue dada de alta. Tanto ella como su compañero se negaron a declarar ante los agentes y después fueron puestos a disposición judicial.