Beatriz Higuero, propietaria de un Toyota Corolla, recibió una semana antes del 11-M una llamada de la Guardia Civil pregúntandole por su coche: "Les dije que en el garaje, pero cuando bajé no estaba (...), cogí los papeles del coche y me desplacé a la comisaría de Getafe", asegura.

A la testigo le preguntaron si conocía a Suárez Trashorras "y a otro individuo con un nombre en árabe".

Después del atentado, la testigo vovió a prestar declaración en Getafe y, posteriormente, en la Policía Nacional de Gran Vía y Hortaleza.

Sigue el juicio del 11-M en el especial de 20minutos.es