El testigo Ricardo Gutiérrez conoció en Madrid al procesado Rafá Zouhier —y a Lofti Sbai— a través de otro procesado: Antonio Toro.

Esa noche del 10 de marzo, Gutiérrez, Toro y Zouhier estuvieron de fiesta —cumpleaños de Sbai— en la discoteca Kapital y El Divino. "No escuché nada de drogas", asegura Gutiérrez, quien ha trabajado de portero de discoteca en Asturias y que es vecino de algunos procesados relacionados con la trama asturiana.

El testigo también ha negado haber acompañado a Toro a recaudar deudas y haber amenazado a los procesados Antonio Iván Reiss y Sergio Álvarez.

Sigue el juicio del 11-M en el especial de 20minutos.es