La presidenta regional, Esperanza Aguirre, se ha mostrado partidaria de legalizar este oficio, mientras que la concejala de Empleo y Servicios a la Ciudadanía, Ana Botella, cree que debe prohibirse. La edil anunció ayer que ha propuesto celebrar un seminario dentro del PP para abordar esta cuestión. Por otra parte, la unidad móvil de la ONG Apramp, que informaba a prostitutas en Montera y aledaños, no funciona desde el pasado 31 de diciembre, cuando finalizó el convenio firmado con el Ayuntamiento. Este servicio se retomará en febrero, cuando se adjudique el concurso que hay convocado y que, según todas las previsiones, ganará Cáritas.