El ejército mexicano detuvo el lunes a más de 100 policías del norteño estado de Nuevo León para investigarlos por posibles vínculos con el crimen organizado, en medio de una ola de violencia que azota a la hasta hace poco pacífica zona.

112 policías de más de 12 municipios y de corporaciones estatales fueron detenidos

El Gobierno de Nuevo León, un estado fronterizo con Estados Unidos, dijo que 112 policías de más de 12 municipios y de corporaciones estatales fueron detenidos por la mañana en una operación conjunta con el Gobierno federal y el Ejército.

"En un operativo coordinado con miembros del ejército mexicano detuvieron en calidad de arraigados, para ser investigados, (a) más de 100 elementos de cuerpos policíacos", dijo el gobierno estatal en un comunicado.

La operación se llevó a cabo después de que se recabara información en investigaciones recientes de residencias en el estado, donde los militares decomisaron armamento.

El fiscal estatal, Luis Carlos Treviño, dijo que entre los detenidos se encuentran directores de corporaciones, comandantes, detectives, policías y ayudantes y agregó que se decomisó armamento para ser revisado.

"La primera acción depuradora"

"Esta es la primera acción de otras que pueden venir (...) el objetivo es que se continúe con el proceso de depuración para contar con instituciones confiables", dijo Treviño en conferencia de prensa.

La televisión local mostró imágenes de soldados que custodiaban varios autobuses que trasladaron a los agentes detenidos a la academia estatal de policía.

En lo que va de año, se han registrado en Nuevo León alrededor de 50 ejecuciones, la mayoría policías y ex policías

A principios de año, el ejército mexicano reforzó su vigilancia en Nuevo León, como parte de un plan de combate al narcotráfico que lanzó el presidente Felipe Calderón, desde que asumió el cargo en diciembre del 2006.

La industrial ciudad de Monterrey, capital de Nuevo León, se ha convertido en los últimos dos años en el campo de una sangrienta batalla entre bandas de narcotraficantes, que pelean por la lucrativas rutas de la droga hacia Estados Unidos.

En lo que va de año, se han registrado en Nuevo León alrededor de 50 ejecuciones, en su mayoría de policías y ex policías, casi la misma cantidad que en todo el 2006.

De acuerdo con las cuentas de la prensa local, en lo que va de año han sido ejecutadas unas 700 personas en todo el país y tan solo el lunes hubo 20 asesinatos en varios estados.