Los 50 siglos de los vertiginosos zapatos-fetiche de tacón alto

  • La exposición 'Killer Heels'  recorre la historia de una de las prendas con más carga de seducción del vestuario contemporáneo.
  • La muestra analiza las "posibilidades escultóricas, arquitectónicas y artísticas" de esta prenda de calzado, presente en la historia desde el antiguo Egipto.
  • Se exhiben 160: los 'stiletto' de Ferragamo para Marilyn, unos zapatos chinos del XIX con altísima plataforma, un par de Lady Gaga de 20 centímetros...
Desde la izquierda, 'Beyond Wilderness' (2013), de Iris van Herpen para X United Nude; 'NOVA' (2013), de Zaha Hadid para X United Nude, y 'Atom' (2013), de Noritaka Tatehana
Desde la izquierda, 'Beyond Wilderness' (2013), de Iris van Herpen para X United Nude; 'NOVA' (2013), de Zaha Hadid para X United Nude, y 'Atom' (2013), de Noritaka Tatehana
Derecha: Courtesy of Noritaka Tatehana. Photo: Jay Zukerkorn. Centro: Courtesy of United Nude. Photo: Jay Zukerkorn. Izquierda: Courtesy of United Nude. Photo: Jay Zukerkorn

Los usaban en ceremonias las clases altas de Egipto en torno al año 3.500 antes de nuestra era —también, con fines menos ornamentales, los carniceros, para moverse por el suelo ensangrentado por los cadáveres de ganado—. En la Grecia clásica tomaron la forma de sandalias con plataforma: se llamaban kothorni, y en Roma eran uno de los símbolos distintivos del atuendo de las prostitutas.

Los jinetes persas los usaban para que usar con mayor comodidad los estribos de montar y en la Europa medieval se convirieron en zuecos que llevaban hombres y mujeres para separar el calzado y el pie de la suciedad de las calles. Los reyes franceses los convirtieron en símbolo de amanerada distinción y en el siglo XX y XXI han sido utilizados profusamente, pese a ser dañinos para la salud, fabricados por todos los diseñadores de moda y usados por todos artistas con ganas de figurar en las portadas.

Poder, seducción y deseo

Los zapatos de tacón alto tienen más historia que la de otros elementos del vestuario con mayor uso cotidiano. Son un símbolo de poder, seducción y deseo, uno de los fetiches —también sexuales— más potentes. Conllevan una mística tan cargada como la de la ropa interior, las joyas o los accesorios.

La exposición Killer Heels: The Art of the High-Heeled Shoe (Tacones asesinos, el arte de los zapatos de tacón alto), en el Museo de Brooklyn (Nueva York-EE UU) hasta el 15 de febrero de 2015, quiere mostrar las "posibilidades escultóricas, arquitectónicas y artísticas" de esta prenda de calzado, utilizada por mujeres y hombres.

Con 160 pares de vertiginosos modelos en exhibición, la muestra examina el "poder transformador" de los zapatos elevados y sus "conexiones con la fantasía". Organizada en seis secciones temáticas —Renovación y reinterpretación, Alzándose en el Este, Glamour y fetichismo, Arquitectura, Metamorfosis y Paseo espacial—, los modelos que la pinacoteca ha elegido van desde unos chopines italianos del siglo XVII, usados por las damas de clase alta como signo de estatus y para separar el pie del suelo y no ensuciarlo, hasta diseños actuales como el Virgule Houndstooth con tacón en forma de coma presentado por Roger Vivier en su colección de este otoño.

El 'zapato-sombrero' de Schiaparelli y Dalí

También hay piezas históricas como el zapato-sombrero de lana que diseñaron en 1937 Elsa Schiaparelli y Salvador Dalí, los espectaculares stiletto rojos de 1959 de Ferragamo para Marilyn Monroe, unos zapatos de seda con alza de madera de la dinastía Manchú china (siglo XVII) y un par de zapatos de lujo franceses de la misma época que revelan el componente exótico con que estas prendas penetraron en el canon de la indumentaria noble europea.

Entre los diseños contemporáneos destacan los queestán a medio camino entre la prenda de calzar y la obra de arte, como el Bamboo Heel de Winde Rienstra, un zapato de niveles superpuestos de madera de bambú y sujección al pie mediante bridas plásticas; y el de United Nude diseñado para Lady Gaga en 2012, con un tacón de 20 centímetros de alto, piel de charol negra y estatuillas de escaladores dorados a lo largo de toda la prenda. Otro modelo con intención de romper normas es Beyond Wilderness de Iris van Herpen, una especie de madeja de raíces fabricada mediante una impresora en 3D.

Chanel, Prada, McQueen, Westwood...

La exposición, que también  ha encargado a media docena de artistas contemporáneos otras tantas obras audiovisuales con los zapatos de tacón alto como elemento inspiardor, aúna diseños de Manolo Blahnik, Chanel, Tom Ford, Zaha Hadid, Pierre Hardy, Nicholas Kirkwood, Christian Louboutin, Alexander McQueen, Prada, Vivienne Westwood...

El canon de los fabricantes de calzado establece tres categorías de zapatos de tacón: los low heel, que tienen menos de 6,4 centímetros de alto; los mid heel, de entre 6,4 y 8,9, y los high heel, de más de 9. Los que pasan de 12 centímetros no son considerados técnicamente como zapatos, sino como "joyas para calzar" , se fabrican por unidades y sólo tienen propósito promocional para el fabricante o el usuario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento