Los parkings quedan, pues, de nuevo a la espera.